Loading...

La moraleja de Pandora

"Lo único que puede encerrar al virus en la caja es la Esperanza". Activémosla para revertir tanto mal.

Enlace copiado
Carlos Alfaro Rivas - Columnista de LA PRENSA GRÁFICA

Carlos Alfaro Rivas - Columnista de LA PRENSA GRÁFICA

Enlace copiado

Los Dioses le entregaron a Pandora una caja llena de buena suerte, siempre y cuando permaneciera cerrada. La curiosidad le jugó chuco a la recipiente meque, quien abre la caja, y de castigo, los donantes Divinos convierten la buena fortuna en malas vibras. Pandora se asusta y, al cerrar la caja bruscamente, atrapa a la Esperanza.

Pareciera que una nueva caja de Pandora se abrió en 2020 dando rienda suelta a un mal que afectó a toda la humanidad.

Ahora que luchamos por cerrar la caja y recuperar la normalidad, recordemos la moraleja de Pandora. Lo único que puede encerrar semejante mal dentro de la caja, también está en la caja: la Esperanza.

Difícil sentir esperanza, habiendo sido testigos de un mundo acelerado que se desmoronó en nuestras narices. Pero es menester hacer el intento de abrazar un nuevo mundo, con un antes y un después inimaginable, que no estuviésemos viviendo de no haberse abierto la caja de Pandora 2020.

Prepandemia, nuestro rol en la sociedad era rígido y definido. Ahora, somos trabajo en progreso; la vida hoy es un mapa con diferentes avenidas a explorar: si nos perdemos en una, rapidito probamos en otra.

Prepandemia, la vida era un acelere. Ahora, hemos puesto los frenos. La cuarentena nos enseñó que soledad = seguridad, y empezamos a reconstruir una nueva realidad con menos RPM y menos gente.

Luego de 6 meses de estricta cuarentena, y más de un año semi guardados, los salvadoreños necesitamos volver a sentirnos vivos, sacarle el jugo a nuestro existir. Oportunidad que están aprovechando algunas marcas, con invitaciones a vivir experiencias. ¡Chinguilín! suena el turismo interno, sobre todo durante nuestro trimestre más bello que recién iniciamos.

Gracias a un ataque frontal a nuestra salud, la venganza de los afortunados es ponerle más atención a nuestro bienestar: la mayoría nos hemos puyado –"ayer me zamparon la tercera", informa la lorita Pepita–. Pero, además de la vacuna, acostumbradísimos a la mascarilla (yo hasta duermo con la N95). Ahora ponemos más atención a lo que nos tragamos, y a cuanto nos movemos. Una mejor calidad de vida.

Como que apreciamos más los espacios verdes (ojalá dejáramos de talar árboles y tirar basura por todos lados); estamos usando más la bicicleta; muchos se han convertido en cocineros; otros en jardineros; demasiados en influencers; ¡mi mujer arquitecta y mi hija diseñadora arrancaron su propio emprendimiento!

Recordemos la moraleja de Pandora: "Lo único que puede encerrar al virus en la caja es la Esperanza". Activémosla para revertir tanto mal y abrazar las cosas buenas del nuevo mundo.

Yo espero que seamos mejores personas: más responsables, menos consumistas, más solidarios, menos divididos, más familiares, menos polarizados, más respetuosos del medio ambiente (escuchemos a las Naciones Unidas, en el COP 26, desde Glasgow).

Esperemos que el virus chino, y las malas vibras, no salgan nunca más de la Caja de Pandora. Para ello, al enfrentarnos a la caja, no nos puede jugar chuco la curiosidad –no importa que haya matado al gato. No es chiche, se los asegura La Pluma de Calín quien, al recibir un regalo, hace trizas el papel ipso facto.

UN PÚBLICO INFORMADO
DECIDE MEJOR.
POR ESO INFORMAR ES
UN SERVICIO DE PAÍS.
APOYA A LOS CIUDADANOS QUE 
CREEN EN LA DEMOCRACIA
Y HAGAMOS PAÍS.

Hacemos periodismo desde hace 107 años. Y ahora, como en otros periodos de la historia de El Salvador, el periodismo es fundamental para que la opinión pública se fortalezca.

HAZTE MIEMBRO Y DISFRUTA DE BENEFICIOS EXCLUSIVOS

Hágase miembro ahora

Tags:

  • moraleja
  • Pandora
  • Esperanza
  • prepandemia
  • bienestar

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines