Lo más visto

Más de Opinión

La oferta de la bancade personas

Enlace copiado
Enlace copiado
Por Alfredo Escalón M. Asesor financiero de Fisherman

Hace algunos 20 años, cuando una persona pedía un crédito personal, la aplicación que la persona llenaba estaba enfocada a conocer la situación real de las finanzas personales del cliente, es decir, poder saber si después de sus gastos de vida, la persona tenía suficiente dinero disponible para poder hacerle frente a la deuda que contraía, en pocas palabras, que pudiera empezar el crédito y terminarlo.

Esto en el tiempo ha ido cambiando y la banca cada vez se enfoca más en garantizar el pago no importando si la persona tiene el dinero suficiente para cubrir sus gastos de vida.

Para empeorar la situación, los bancos ofrecen los servicios de pago de planilla electrónica a las empresas y por este medio ofrecen a los usuarios de este servicio de manera fácil tarjetas de créditos y créditos personales. La garantía de estos es el pago de planilla que el cliente recibe cada mes; es decir, si yo me retraso un mes, para el segundo mi cuenta está congelada y al depositarme el banco se cobra la cuota, la mora y los cargos administrativos.

¿Cuál es la consecuencia de esto? Hemos encontrado empleados que logran ganar bien y tener un salario bueno, pero por su falta de cultura y la oferta desmedida de la banca, las personas quedan con un 20 % a un 30 % de su salario para pagar sus gastos de vida.

Para ser justo, yo no creo que los bancos tengan por política que estén promoviendo este comportamiento, lo que creo que pasa es que los ejecutivos del banco tienen metas tan agresivas y la competencia es tan fuerte que no logran visualizar el daño que se está haciendo al tejido productivo de la economía.

Hemos visto muchas veces a ejecutivos de banco presionar al cliente para que agarre productos, por ejemplo, le aprobamos el crédito pero se tiene que llevar una tarjeta de crédito.

Creemos que la banca tiene que empezar a hacer un esfuerzo real en la capacitación de los empleados y de cómo medir estos abusos que se dan en el día a día.

Los usuarios deben estar más educados en los derechos que los amparan para poder hacer uso correcto de los servicios.

Por otro lado, la banca tiene que tomar conciencia de la sostenibilidad del negocio; hemos hecho más de 13,000 encuestas y nos hemos dado cuenta de la situación actual en el tema de préstamos, de cada 100 personas 92 tienen algún tipo de producto financiero, de ese 92 % el 7 % tiene un crédito hipotecario, es decir, está financiando un activo; el 8 % tiene un préstamo hipotecario que ya consolidó con un préstamo personal, o sea, ha ocupado parte del valor de su casa para financiar sus gastos de vida.

El restante 77 % tiene créditos de consumo, es decir, ocupará dinero para pagar sus gastos de vida, estos son crédito de consumo que no generan ningún valor a la economía. Somos el tercer país en el mundo que más créditos de consumo per cápita utiliza.

Esto hace un daño real a las familias, a las empresas y a la banca. Necesitamos una mejor regulación de los productos, ejecutivos bancarios más conscientes y regulación de parte del Gobierno mejor aplicada a la realidad del país. Es un problema de cada persona. Mientras gastemos más de lo que ganamos, no habrá libertad financiera en nuestras familias.

Tags:

  • finanzas
  • educacion financiera
  • ahorro
  • Alfredo Escalon
  • Fisherman

Lee también

Comentarios