Lo más visto

La paz en el reino de Cristo

“—Dios quiere un puñado de hombres “suyos” en cada actividad humana. —Después... ‘pax Christi in regno Christi’ –la paz de Cristo en el reino de Cristo”, escribió san Josemaría Escrivá de Balaguer. El 2 de octubre se cumplieron 85 años de la fundación del Opus Dei –Obra de Dios– por inspiración divina, por san Josemaría. Y Mons. Javier Echevarría –prelado del Opus Dei– se refería así en la víspera de la fiesta:
Enlace copiado
La paz en el reino de Cristo

La paz en el reino de Cristo

La paz en el reino de Cristo

La paz en el reino de Cristo

Enlace copiado
“Estas reflexiones, siempre actuales, cobran especial relevancia en la víspera de la fundación de la Obra. Aquel 2 de octubre de 1928, Dios Nuestro Señor, en su infinita misericordia, hizo ver a nuestro Padre que era Voluntad suya recordar a todos los hombres que están llamados a la santidad. Al mismo tiempo, dejó en sus manos –en su alma y en su corazón– el Opus Dei: camino de santificación en el trabajo profesional y en las circunstancias de la vida ordinaria, dotándolo del espíritu y de los medios apostólicos apropiados para alcanzar ese fin.

Han transcurrido ochenta y cinco años desde entonces y, por la bondad del Cielo, el Opus Dei está cumpliendo la misión de servicio a la Iglesia y a las almas, para la que Dios lo quiso: permanezcamos siempre atentos para secundar este explícito encargo divino. Bien podemos nosotros decir sin jactancia –escribió nuestro Fundador hace muchos años– que, con la Obra de Dios, se han abierto de modo vocacional los caminos divinos de la tierra. Alcemos nuestro corazón en acción de gracias a la Trinidad Beatísima y a nuestra Madre la Virgen, por quien llegan a la tierra todas las gracias del cielo. Y, al mismo tiempo, pensemos: ¿qué más puedo hacer yo para que este mensaje cale más profundamente en mi propio corazón y en el de la gente? ¿No es cierto que cabe rezar más, ofrecer más sacrificios, trabajar con mayor dedicación y rectitud en la tarea profesional, buscar nuevas ocasiones de llegar y de servir a otras personas?”

Y el beato Juan Pablo II en la Apostolicam actuositatem escribió: “En la experiencia del cristiano no puede haber dos vidas paralelas: por una parte la denominada vida espiritual, con sus valores y exigencias; y por otra, la denominada vida secular, es decir, la vida de familia, del trabajo, de las relaciones sociales, del compromiso político y de la cultura. El sarmiento arraigado en la vida que es Cristo da fruto en cada sector de su actividad y de su existencia.

En efecto, todos los distintos campos de la vida laical entran en el designio de Dios, que los quiere como el lugar histórico del revelarse y realizarse de la caridad de Jesucristo para gloria del Padre y servicio a sus hermanos.

Toda actividad, toda situación, todo esfuerzo concreto –como por ejemplo la competencia profesional y la solidaridad en el trabajo, el amor y la entrega a la familia y la educación de los hijos, el servicio social y político, la propuesta de la verdad en el ámbito de la cultura– son ocasiones providenciales para un ejercicio continuo de la fe y de la caridad”.

Y termina Mons. Echevarría: “El 6 de octubre celebramos el aniversario de la canonización de san Josemaría. En aquella fecha resonó con nueva fuerza –en la Iglesia y en el mundo– la llamada a la santidad en la vida ordinaria. Se nos brinda una gran oportunidad para repetirlo al oído de muchas personas, invitándolas a acercarse al sacramento de la misericordia divina”.

Tags:

  • opus dei
  • dios
  • iglesia
  • santidad

Lee también

Comentarios