Lo más visto

La población quiere inmunizarse del virus y de la crispación

Con inmunización masiva y si la población no levanta el dedo del renglón y se mantiene firme en el uso de mascarilla, medidas de aseo y distanciamiento social, El Salvador superará eventualmente al virus. Lo que parece insuperable es el germen de victimismo innecesario y ruidoso del gobierno.Desde su cadena nacional del lunes, el jefe del Ejecutivo ha querido subrayar que su gobierno no sólo acertó en todo lo relativo a la pandemia pese a no contar con un plan y a que su método ha sido improvisar, sino que además tuvo éxito merced a que desoyó todas las opiniones de ese amplio y difuso grupo al que considera sus enemigos.

Enlace copiado
La Prensa Gráfica

La Prensa Gráfica

Enlace copiado

La alienación de lo público, convertido ahora en ataque político contra opositores, adversarios y críticos del oficialismo, es uno de los saldos más desafortunados de la pandemia y del estilo comunicacional del gobierno.

Ayer, siguiendo la tónica ya ensayada contra otros personajes, uno de los periodistas más consistentes en sus críticas al presidente de la República vio violentada su privacidad durante la vacunación.

Al periodista en cuestión no sólo se le tomaron fotos y video mientras pasaba por todo el proceso de inmunización al que tiene derecho constitucional, sino que luego esas imágenes fueron usadas para expresar que "pese al discurso que ha mantenido contra el gobierno" (...) "fue atendido con amabilidad (...)".

Por un lado, la secretaría de prensa de la presidencia, dependencia pública cuyos empleados son pagados por el erario, actuando como "la policía sanitaria" en este y anteriores casos, ha violado el artículo 2 de la Constitución de la República, en lo que respecta al derecho a la intimidad personal y a la propia imagen, así como todo lo relativo a injerencias abusivas o arbitrarias en la vida privada en las convenciones interamericanas y a la declaración universal de los derechos humanos.

Por el otro, quedó otra vez en evidencia que esta instancia sirve para comunicar contenido propagandístico e insidioso, pero no para brindar indicaciones útiles a la población. El mismo mandatario debió ser quien le solicitara a los ciudadanos respetar la hora de la cita y que no se aglomeren, mientras en los canales oficiales sólo hubo un chorro de la narrativa viruta acostumbrada.

Con inmunización masiva y si la población no levanta el dedo del renglón y se mantiene firme en el uso de mascarilla, medidas de aseo y distanciamiento social, El Salvador superará eventualmente al virus. Lo que parece insuperable es el germen de victimismo innecesario y ruidoso del gobierno.

Desde su cadena nacional del lunes, el jefe del Ejecutivo ha querido subrayar que su gobierno no sólo acertó en todo lo relativo a la pandemia pese a no contar con un plan y a que su método ha sido improvisar, sino que además tuvo éxito merced a que desoyó todas las opiniones de ese amplio y difuso grupo al que considera sus enemigos.

Si Bukele escuchara un poco, se habría ahorrado los dolores de cabeza de ayer por la mañana y más importante aún le habría ahorrado horas de zozobra a cientos de adultos mayores. Afortunadamente, se corrigió en el camino y la jornada concluyó con decenas de miles recibiendo su primera dosis.

Después de un año de pandemia, hay finalmente razones para ser optimista. El Salvador está suficientemente aperado de vacunas y la población demostró ayer que su convicción es inmunizarse, sin las reticencias que se escuchan en otras naciones.

Aun cuando a la administración se le viene una crisis y el gabinete sufrirá inevitables modificaciones a consecuencia de las responsabilidades durante el periodo de compras excepcionales, esta coyuntura tendría que servir de consuelo para las familias y de alivio para los sectores más vulnerables, pero para sanar el ánimo de la gente es necesario que el gobernante y su círculo abonen siquiera un poco a la convivencia.

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines