La proactividad en el entorno laboral

Comenzado el nuevo año, a muchos jóvenes que han sido contratados les han dado cierto tiempo de prueba, para ver si lo postulado en sus currículos se adapta a lo que la dirección de la empresa quiere que se desarrolle para beneficio de la misma y de sus empleados.
Enlace copiado
La proactividad en el entorno laboral

La proactividad en el entorno laboral

La proactividad en el entorno laboral

La proactividad en el entorno laboral

Enlace copiado
Los jóvenes deben saber que un trabajador proactivo tiene características y cualidades que hacen la diferencia en relación con los demás. Antes se les daba el calificativo de “cuatreros” a los trabajadores del gobierno que como su horario de trabajo era de ocho a cuatro, a esta hora en punto abandonaban sus trabajos rápidamente, dejando actividades importantes para el siguiente día.

Entendidos en el tema de la proactividad en el ser humano, la definen como la libertad de elegir nuestra actitud frente a los problemas o circunstancias que enfrentamos en la vida. Por regla general, muchas personas están esperando que ocurran situaciones problemáticas para que alguien se haga cargo de ellas. Otras en cambio toman la iniciativa, emprenden la acción y hacen que las cosas sucedan para mejorarlas. Mientras algunos, como patrón cultural nuestro, echan la culpa a otros de sus fracasos, otros habiendo desarrollado el hábito de la proactividad, toman sus propias decisiones no supeditándose a condicionamientos externos tradicionales ya fracasados.

Aunque la proactividad no significa solo tomar la iniciativa, sino asumir lo que queremos hacer y cómo lo vamos a hacer. Por ejemplo, dos personas que trabajan en un mismo entorno laboral, con responsabilidades idénticas y bajo las mismas circunstancias, pueden realizar su trabajo de maneras muy distintas. Mientras una cuestiona la manera habitual de trabajar si no obtiene los resultados deseados, la otra se conforma con su situación actual y no hace nada para cambiar lo que no funciona. La primera persona se comporta de forma proactiva, la segunda, lo hace de forma reactiva.

Investigadores de la proactividad en el entorno laboral han comprobado que las personas proactivas se caracterizan porque siempre están buscando nuevas oportunidades, marcan objetivos efectivos orientados al cambio, anticipan y previenen problemas, hacen cosas diferentes o actúan de manera diferente, emprenden las acciones, se aventuran a pesar de la incertidumbre que se genera, perseverando y persistiendo en sus esfuerzos.

Generalmente, las personas reactivas tienen complejos de culpa, son susceptibles, poseen baja autoestima, se creen superiores, cuestionan todo, se ofenden fácilmente, tratan de imponer sus ideas, no permiten una opinión distinta a la suya, actúan de manera depresiva, etcétera.

Para el caso, un empresario o jefe proactivo se reúne con sus empleados diariamente o semanalmente, seguro de que lo que hace es una inversión que a la larga fomentará la comunicación, actividad que genera increíbles resultados positivos.

En esas reuniones permite que los empleados den su opinión, en la búsqueda de soluciones acordes con los principios y valores de la empresa. También se involucra en las ideas que proponen, haciendo ver que estas son muy importantes para que los resultados sean exitosos en materia de relaciones laborales, económicas y acordes a los objetivos propuestos.

Finalmente, el trabajador proactivo se arriesga, se lanza con seguridad a la búsqueda de soluciones; es capaz de construir caminos, y de ser necesario, actúa y decide en la incertidumbre, no permitiendo jamás que esta incertidumbre le paralice o le retarde.

Stephen Covey, escritor, conferencista, profesor estadounidense, creador de libros de gran venta, apuntó: “El enfoque proactivo de un error consiste en reconocerlo, corregirlo y aprender de él”.

Tags:

  • trabajo
  • proactividad
  • jovenes
  • empleo

Lee también

Comentarios

Newsletter