Lo más visto

La protección y el estímulo de la niñez y de la juventud son tareas de primer orden para asegurar el sano desenvolvimiento del país

Tanto el Estado como la sociedad tienen que poner un empeño más decidido y eficaz en todo lo que se refiere a la integridad y a los derechos de los niños y de los jóvenes, y eso debe concretarse en medidas concretas como la que se tomó en la sesión más reciente de la Asamblea Legislativa con las reformas al Código de Familia que contaron con el respaldo de todos los partidos representados.
Enlace copiado
Enlace copiado
El trastorno en que se han venido produciendo los acontecimientos nacionales en los tiempos más recientes abarca a todos los salvadoreños, independientemente de sus procedencias, ubicaciones y niveles; pero hay sectores que padecen dicho trastorno de manera más directa y con menos posibilidades de defenderse de sus efectos, y entre esos sectores están en primera línea los niños y los jóvenes. Hay en el ambiente una disfunción familiar cada vez más generalizada, producto de las condiciones en que se desarrolla la vida tanto en lo personal como en lo social, lo cual genera múltiples distorsiones de conducta así como una creciente proliferación de riesgos para las personas, en especial aquéllas que se hallan en situación más vulnerable.

Tanto el Estado como la sociedad tienen que poner un empeño más decidido y eficaz en todo lo que se refiere a la integridad y a los derechos de los niños y de los jóvenes, y eso debe concretarse en medidas concretas como la que se tomó en la sesión más reciente de la Asamblea Legislativa con las reformas al Código de Familia que contaron con el respaldo de todos los partidos representados. La más sensible de dichas reformas es la que se refiere a prohibir los matrimonios entre un adulto y un menor o entre menores, como se permitía al haber embarazos o hijos. Lo que dramatizó dicha reforma fue el abuso más cruel que se hacía de la disposición reformada, que sirvió para exonerar a los violadores del castigo con sólo casarse con la víctima menor.

Desde luego el panorama de la protección de la niñez es mucho más amplio que lo que puede abarcar una medida específica, y en verdad lo que se requiere es que haya toda una política bien estructurada y debidamente activada para que esos sectores tan expuestos cuenten con las salvaguardas debidas. El reto de fondo para la institucionalidad consiste en que se desplieguen desde ella todas las acciones necesarias para asegurar que haya una red verdaderamente protectora de todos aquellos salvadoreños que estén en fase de crecimiento y de formación. Y aunque esto debe abarcarlos a todos, es crucial que haya un enfoque aún más directo hacia los que tienen más riesgos y peligros a su alrededor, como son los menores.

Esto debe verse no sólo en clave interna sino también con proyección externa, ya que el fenómeno de la migración envuelve la vida de muchos niños y jóvenes del país. La actual tendencia antiinmigratoria que se impone en Estados Unidos es un factor muy preocupante al respecto, como puede comprobarse con la decisión de terminar con los permisos temporales que ofrecían residencia legal a niños en grave riesgo provenientes del Triángulo Norte centroamericano. Las condiciones, pues, se complican cada vez más, tanto dentro como fuera del país, y ante eso hay que activar una estrategia inteligente y consistente, que haga posible la protección real y sustentada.

Reiteramos el inesquivable imperativo de que se ponga en marcha toda una dinámica destinada a prestarles atención a las necesidades concretas de los niños y de los jóvenes, que están viviendo y padeciendo tantas inseguridades y tantos agobios en un ambiente que no mejorará por su cuenta sino que para ello demanda la participación comprometida de todos. Hacia ahí hay que apuntar con lo que sea indispensable para ir haciendo girar las cosas hacia su verdadera renovación.

No hay que perder de vista ni un solo instante que el panorama está cargado de desafíos, y que sólo si éstos se asumen a cabalidad y a plenitud será factible darles nuevos alientos a las vidas de todos, y muy en particular a las de los niños y los jóvenes.
 

Tags:

  • institucionalidad
  • tendencia antiinmigratoria
  • Triangulo Norte

Lee también

Comentarios