Lo más visto

Más de Opinión

La quinta revolución industrial

Enlace copiado
Ana María Herrarte - Country President de Ipsos Herrarte

Ana María Herrarte - Country President de Ipsos Herrarte

Enlace copiado

Hace unos días estaba en una reunión de trabajo con un grupo de profesionales, en la que estábamos viendo una presentación, y en alguna parte del texto apareció una referencia de la quinta revolución industrial. Varios de los presentes pensamos que se trataba de un error y que realmente se refería a la cuarta; sin embargo, me quedó la duda y como ahora el conocimiento nos cabe en la palma de la mano, rápidamente busqué en Google y ¡sorpresa! Me encontré gran cantidad de información al respecto, no era un error.

Me impactó mucho pensar que cuando apenas estamos tratando de entender la cuarta revolución, ya viene la quinta. Esto me recuerda la frase, que me parece se aplica muy bien a las personas que se ufanan de sus años de experiencia y el conocimiento adquirido durante ellos: "Cuando habíamos encontrado todas las respuestas, nos cambiaron las preguntas".

El caso es que, como a mí me parece importante encontrar las respuestas de las nuevas preguntas, dediqué un poco de tiempo a conocer sobre esta nueva revolución y no me costó mucho porque existe ya bastante información. Comparto un resumen de lo más relevante que encontré.

Primero un poco de historia. La primera revolución industrial se dio entre la segunda mitad del siglo XVIII y principios del XIX, con los procesos de mecanización de la industria textil y el surgimiento de la máquina de vapor. La segunda, se dio entre finales del XIX y la primera mitad del XX con el acero, el petróleo y la energía eléctrica, que permitió la producción masiva de bienes. La tercera llamada también revolución informática y que muchos consideran que es realmente la actual, inició a mediados del siglo XX y surgió con la integración de las computadoras y las tecnologías automatizadas en los procesos de producción, las redes y las telecomunicaciones también están presentes. La cuarta, de la cual empecé a escuchar recientemente, se trata de las tecnologías conectadas a internet (internet de las cosas, inteligencia artificial, "big data", la nube, robótica, realidad aumentada, drones, etc.), y que también se denomina Industria 4.0 o industria inteligente.

Y la quinta, ¿de qué se trata? Según Andrés Silva Aranciba, especialista en transformación digital, la quinta revolución industrial será mucho más rápida y más escalable, y será adoptada por mucha más gente. Todas las personas en el planeta experimentarán una revolución personal. La impresión en 3D, los "wearables", asistentes virtuales, robots, autos sin conductor, entre otros, todo estará disponible y hará las vidas más simples, rápidas y productivas. Los actuales avances en inteligencia artificial y computación cognitiva están haciendo que los sistemas puedan analizar datos en tiempo real para completar funciones más complejas, asociadas a la resolución de problemas, que en el pasado se creyó que eran el dominio exclusivo de la mente humana, como también se creyó en algún momento de nuestra historia que la tierra era el centro del universo. Lo cierto es que estamos en presencia de etapas iniciales de una revolución industrial 5.0, lo que en palabras simples implica una mayor y estrecha colaboración entre las tecnologías inteligentes y los seres humanos y no la sustitución de este último. Las nuevas tecnologías inteligentes presentarán a las personas distintas opciones factibles, para así guiar sus decisiones sobre cómo proceder de la mejor manera. En este entorno 5.0 de colaboración entre personas y tecnologías inteligentes, todos los procesos se ejecutarán más rápido, las decisiones serán mejores y los resultados serán mucho mayores.

Comparando la cuarta revolución con la quinta, me parece comprender que la gran diferencia es que la cuarta se queda más a nivel de la industria y la quinta llega hasta la sociedad en general, es decir que impactará la vida de todos los seres humanos. Si esto lo analizo desde la perspectiva empresarial, no cabe duda de que los modelos de negocio actuales tendrán que sufrir grandes transformaciones, porque si ya la era digital les está dando a los consumidores tanto poder como para forzar a las empresas a salir de su zona de confort, no quiero ni pensar lo que sucederá cuando la quinta revolución los termine de empoderar.

Ignoro hasta qué punto se puede saber lo que realmente pasará con esto de las revoluciones tecnológicas, pero lo mejor sería estar preparados o por lo menos, informados.

Tags:

  • Ana María Herrarte
  • Ipsos Herrarte
  • Quinta Revolución Industrial

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines