La realidad supera siempre a la ideología

“La incapacidad de Venezuela de seguir enviando fondos a sus aliados es la muerte del Socialismo del Siglo XXI. El acercamiento Cuba-EUA lo retrata. Esperemos que en El Salvador los cercanos a ALBA lleguen a acuerdos nacionales y dejar atrás el pasado”.
Enlace copiado
La realidad supera siempre a la ideología

La realidad supera siempre a la ideología

La realidad supera siempre a la ideología

La realidad supera siempre a la ideología

Enlace copiado
La ideología en sí no es mala, como algo para aspirar a una vida mejor. Lo es cuando se radicaliza y se usa como guía para manejar países y la vida de los demás, cuando se trata de imponer a quien no piense igual y otras desviaciones así. Eso aplica a toda ideología y más gravemente a la política. Esta última a lo largo de la historia ha llevado a países a situaciones graves, opresión, falta de libertades, dificultades económicas y en muchos casos falta de las necesidades más básicas.

Los ejemplos en la historia son tantos... En el último siglo el nacional socialismo de Hitler produjo la Segunda Guerra Mundial. El comunismo produjo solo en Rusia y China decenas de millones de muertos. ¿Los produjo la ideología? No, la ideología sirvió para entronizar dictadores que al estar en el poder se creyeron dioses o iluminados, se rodean de gente que se los fomenta y el aparato que se forma alrededor se convierte en una maquinaria opresora y tiraniza a la gente.

En este siglo la ideología y un líder carismático produjeron el llamado socialismo del siglo XXI, inspirado y alimentado por el comunismo cubano. Fidel Castro fue el mentor, maestro y guía de Hugo Chávez.

Como todo experimento socialista, necesitó de mucho dinero para mantenerlo, Venezuela lo tenía, sus reservas petroleras son de las mayores del mundo y con ese dinero construyó un bloque de países aliados, algunos con ideología similar, otros simplemente por el dinero que entraba a raudales. Chávez no hubiera podido sin la cooperación y liderazgo de Cuba, referente socialista en toda Latinoamérica, que desarrolló como forma de vida un aparato monumental de activistas políticos con diferentes profesiones que exportan a los países receptores, cobran y comparten y ayudan a controlar a la población, a gobernar a sus discípulos.

Como todo en la vida, las cosas duran lo que deben de durar, algunas un poco más de lo que se espera, pero inexorablemente lo que no tiene sostenibilidad, termina. Tarde o temprano, la realidad se impone a la ideología. Es el caso que estamos presenciando en América Latina, la quiebra de Venezuela, su incapacidad para mantener a sus habitantes y de hacer llegar la jugosa ayuda a los países que alimentaba generosamente para alinearlos en su chavismo, llevó el experimento a su fin, lo que se ha venido dando lentamente afuera, con gran conmoción social adentro de Venezuela. La realidad se impone.

El símbolo más visible y decisivo ha sido el acercamiento de Cuba a Estados Unidos, el archienemigo del socialismo del siglo XXI. Los cubanos, astutos como siempre, cambiaron de barco aprovechando la apertura de Obama. No creo que haya sido una idea unilateral del presidente, probablemente fue algo trabajado en secreto por ambas partes, envío de mensajes bien recibidos y se dio.

Tanto la normalización de relaciones de Estados Unidos y Cuba como el desmantelamiento del chavismo tomarán algún tiempo y enfrentarán oposiciones. En Estados Unidos los republicanos ya se oponen a Obama y se opondrán muchos más, aunque ya muchos cubano-americanos tienen cuadriculado el mapa de dónde invertirán en un país que promete mucho para invertir. En Venezuela el desmantelamiento probablemente será caótico y no tan largo.

En El Salvador en donde ALBA entró más como grupo político-empresarial, no está claro el rumbo de las inversiones ni su monto, pero el apoyo al gobierno a cambio de reciprocidad al sueño chavista antiyanqui aparentemente ya inició su proceso de muerte. Veremos cuánto tiempo los dirigentes que mandan políticamente y los que se lucran de negocios y política logran oponerse y detener el tren de la historia que obliga a dialogar como una sociedad que se integra, a tomar acuerdos nacionales, a dejar atrás el pasado.

Tags:

  • cuba
  • chavez
  • venezuela
  • fidel castro
  • obama

Lee también

Comentarios

Newsletter