Lo más visto

La reforma agraria fue gracias a Reagan y no por Duarte

Muchas personas tienen la creencia que la reforma agraria, nacionalización de la banca y comercio exterior del café que la segunda Junta de Gobierno Revolucionaria realizó en los ochenta fue iniciativa de Napoleón Duarte. Totalmente falso, todo lo contrario. Estaba en contra. Les relataré lo que pasó.
Enlace copiado
La reforma agraria fue gracias a Reagan y no por Duarte

La reforma agraria fue gracias a Reagan y no por Duarte

La reforma agraria fue gracias a Reagan y no por Duarte

La reforma agraria fue gracias a Reagan y no por Duarte

Enlace copiado
En aquel momento yo era miembro de la dirección del Partido Demócrata Cristiano. Ahora no soy parte de ningún partido. A la caída de la primera Junta de Gobierno ante la propuesta de los militares la dirigencia del PDC discutió los términos de la incorporación en la nueva Junta de Gobierno. Napoleón Duarte no participó en dichas discusiones. Entre las condiciones del PDC para integrarla estaban la reforma agraria, la nacionalización de la banca y comercio exterior del café. Así como no formase parte de la Junta personas, independiente de su calidad personal y académica, que pudiesen ser identificados con la derecha del país, para evitar ser catalogados por la izquierda de Junta de derecha. Por ello no se aceptó que el ingeniero Mario Andino, quien era integrante de la primera Junta, ni el doctor Eduardo Tenorio, decano de la Universidad Matías Delgado, fuesen miembros de la nueva Junta de Gobierno.

La dirección del PDC nos encomendó a Rubén Zamora y a mí la redacción de los términos aprobados para la integración en el nuevo gobierno. Rubén dijo que no quería formar parte del nuevo gobierno. Yo fui uno de los integrantes delegados por el PDC para entablar las negociaciones con los militares. La dirección del PDC debía salir en la televisión para dar a conocer su planteamiento para integrar el nuevo gobierno. Napoleón Duarte acababa de regresar de Venezuela donde permaneció asilado los últimos años. Fuimos a la oficina de Napoleón para que nos acompañara y apoyara las reformas. Varias horas discutimos, todos los miembros de la dirección y dirigentes con peso político estaban ahí pidiéndole que apoyara. Él decía que no. Se acercaba la hora de ir a la televisión y mantenía su negativa. Al fin aceptó apoyar las reformas por disciplina partidaria aunque no estaba de acuerdo y con ello, según él, perdía la posibilidad de llegar a ser presidente de la República. Me pidió lo acompañara a su oficina privada para que le ayudara a pensar que iba a hablar en la televisión. Me impresionó y mereció todo mi respeto y admiración por el sacrificio que implicaba para él. Solo un verdadero líder, un estadista con integridad y alta moral, puede renunciar a su más grande y legítima ambición y sueño por el bien de su organización y país.

En la negociación los militares decían que necesitaban que Napoleón les dijese en persona su apoyo a las reformas. Ellos ponían mil razones para no aceptarlas. Le tuvimos que pedir a Napoleón que fuera. Luego de su reticencia inicial aceptó ir y decirles que apoyaba las reformas. El PDC con base en los principios doctrinarios democratacristianos que privilegian la dignidad de la persona huma y el bien común apoyaba dichas reformas. Además había que hacer reformas estructurales que limitasen el poder en todos los órdenes de un grupo minoritario que concentraba la riqueza del país y negaba el acceso a mejores condiciones de vida de la mayoría de la población. La implementación de las reformas tuvo muchos obstáculos tanto en el interior del gobierno como por el FMLN que contribuyeron a sus fracasos.

La única fuerza que podía hacer ceder a los militares era el gobierno de Estados Unidos que por razones de contrainsurgencia apoyaba dichas reformas. Ronald Reagan, neoliberal, apoyó esas medidas que iban en contra de su marco ideológico. Ronald Reagan y Napoleón Duarte dejaron sus prejuicios ideológicos, fueron pragmáticos y apoyaron algo que consideraban beneficiaría a sus respectivos países. Esperemos que los actuales dirigentes políticos de nuestro país, de todos los signos políticos, dejen sus prejuicios no principios ideológicos, sean pragmáticos y lleguen a acuerdos que beneficien a todos los salvadoreños.

Tags:

  • napoleon duarte
  • reforma agraria
  • pdc
  • nacionalizacion
  • junta revolucionaria

Lee también

Comentarios