Lo más visto

Más de Opinión

La responsabilidad social empresarial ha venido ganando cada vez más protagonismo en el ámbito de la dinámica hacia el desarrollo

Hay que aclarar que la responsabilidad social empresarial es mucho más que un esquema de mejoramiento asistencial: implica entrar a fondo en la problemática social existente para mover energías de todos los sectores en la ruta de la superación real acorde con las dinámicas de los tiempos.
Enlace copiado
Enlace copiado
Es claro, sin ningún género de duda, que el rol del sector privado resulta determinante e insustituible en cualquier sociedad que busque avanzar de manera ordenada y sostenible hacia la consolidación del progreso en todas sus expresiones. La experiencia histórica universal lo ha venido poniendo a la luz con evidencia inequívoca, y los resultados de aquellos regímenes que han querido basar su esquema de vida en la eliminación de la participación privada no pueden ser más patéticos, comenzando con el derrumbe por su propia ineficiencia estructural de la Unión Soviética, allá en 1989. Actualmente los regímenes populistas que se quisieron vestir con el disfraz del llamado Socialismo del Siglo XXI están todos ellos en crisis, con la Venezuela chavista a la cabeza, que es una muestra casi inverosímil de lo que hace una política estructuralmente errada con un país que tiene a su disposición una riqueza material fuera de serie.

Afortunadamente para nuestro país, las tentaciones concretas de seguir por esas rutas llegaron tarde, y hoy los socialistas que aún se refugian en los términos canónicos de tales doctrinas ya no pueden pasar de la retórica. Aunque las amenazas siempre existan, lo cierto es que ya no está en riesgo como antes el rol privado dentro de la dinámica socioeconómica. Y esto hay que tomarlo en cuenta como un estímulo que la evolución histórica provee para que la interacción público-privada pueda irse desarrollando en beneficio de la sociedad y de sus dinamismos progresistas. En esa línea vemos cómo se despliegan cada vez más el concepto y la práctica de la llamada responsabilidad social empresarial, que es la aceptación responsable del compromiso que tienen los productores privados en relación con el cambio positivo y progresivo de las condiciones de vida de toda la población.

Hay que aclarar que la responsabilidad social empresarial es mucho más que un esquema de mejoramiento asistencial: implica entrar a fondo en la problemática social existente para mover energías de todos los sectores en la ruta de la superación real acorde con las dinámicas de los tiempos. En tal sentido, hay que hacer conciencia constante sobre lo que significa e implica esta acción renovadora y al mismo tiempo generar impulsos creadores que toquen de veras la entraña de la realidad. Todo esto va íntimamente ligado con una auténtica y funcional convivencia ciudadana, directamente vinculada con la participación pacífica de todos en los diversos esfuerzos de la transformación nacional siempre en marcha.

En la reciente Semana de la Responsabilidad Social Empresarial organizada por la Fundación Empresarial para la Acción Social (FUNDEMAS) múltiples aspectos de esta rica temática fueron tratados para evidenciarlos y reflexionarlos en conjunto. Pero el reto presente y permanente es mantener vivo el debate esclarecedor y definidor al respecto, ya que así como va cambiando la realidad también lo hace en la misma forma la responsabilidad que se tiene en función de ella en todos los espacios y expresiones de la vida social, económica y política. Porque recordemos siempre que la responsabilidad social empresarial no es un punto de dimensiones, porque igual la tienen los pequeños, los medianos y los grandes.

Cada empresa debe ejercer la responsabilidad social conforme a su naturaleza, sus líneas de acción y sus posibilidades. Lo realmente importante es que dicha conciencia activa se generalice cada día más.

Tags:

  • fundemas
  • responsabilidad social
  • empresas
  • progreso
  • crecimiento

Lee también

Comentarios