La riqueza inmensa de El Salvador

Estamos llegando a medio año y me pregunto: ¿Se puede dar gracias en medio de una situación de pocas oportunidades para los hijos y ante tantas muertes violentas por no querer pagar extorsiones?
Enlace copiado
La riqueza inmensa de El Salvador

La riqueza inmensa de El Salvador

La riqueza inmensa de El Salvador

La riqueza inmensa de El Salvador

Enlace copiado
Creo que sí se puede, si logramos ver con ojos nuevos la inmensa riqueza que tiene El Salvador: la gran cantidad de gente joven y los niños que hay en las familias salvadoreñas. Esta riqueza inmensa muestra ser en cada familia una semilla de esperanza o “bono demográfico” que señalan los organismos internacionales, necesario para hacer sostenible el futuro de un país. No extraña por eso que la Asamblea General de las Naciones Unidas celebra cada año el 15 de mayo el Día Internacional de la Familia, reconociendo con ello la importancia que tiene la institución familiar en toda la comunidad internacional. Conmemorar la familia como organización básica de la sociedad es una excelente ocasión para promover un mejor conocimiento de los procesos sociales, económicos y demográficos que afectan a este importante núcleo social. De hecho, el lema elegido por la ONU para el año 2016 es: “Las familias, una vida sana y un futuro sostenible”. El deber de la educación familiar, como primera escuela de virtudes sociales, es de tanta trascendencia, que cuando falta, difícilmente puede suplirse. Allí se aprende un humanismo integral y solidario que puede animar un nuevo orden social, económico y político, fundado sobre la dignidad y la libertad de toda persona.

Por otro lado, hay que reconocer que “un amplio y congruente cuerpo de evidencia atestigua la contribución del capital social como facilitador de la convivencia. El capital social es un constructo teórico sometido a debate. Sin embargo, las diversas teorías acerca de qué es el capital social coinciden en reconocer que consiste en entidades intangibles, como la confianza, que permiten el buen desarrollo de las sociedades. La categoría de capital social hace referencia a las relaciones y características interpersonales que permiten a ciertos tipos de infraestructuras evolucionar. El capital social es uno de los elementos claves del bienestar familiar”. Profesora Aurora Bernal Martínez de Soria.

Pienso que la raíz de nuestros problemas tiene soluciones, si apoyamos desde el Estado, la empresa privada y la sociedad a las familias en su papel de educadoras de humanidad y capital social, pero de forma solidaria y con enfoque subsidiario. De la calidad de la educación depende la calidad de vida, la superación de la pobreza, el nivel cultural y la nobleza de las relaciones humanas de un pueblo que quiere progresar. La persona debe ser el centro de donde arranca y a donde llega la acción educativa, sabiendo que cada niño y niña se define por su carácter inteligente y libre (racionalidad), por su “emotividad”, ya que tiene un corazón capaz de sentir y empatizar, y por su “relacionalidad”, o sea, por la interacción con los demás, que tiende a la reciprocidad, al servicio, a la a solidaridad y a la paz.

En una semblanza de Victor Frankl, el médico judío que sobrevivió un campo nazi de exterminio, leí una frase de Nietzsche: “Quien tiene un porqué para vivir puede soportar casi siempre cualquier cómo”. Cada mañana los salvadoreños nos levantamos a “echarle ganas” a la situación difícil por una sola razón: por amor a nuestra familia. Esta inmensa riqueza es lo que nos va a salvar, dándonos el valor para sacar adelante a El Salvador.

Lee también

Comentarios

Newsletter