Lo más visto

La tasa de interés de la FED y su impacto en el país

Después de casi una década de mantener tasas de interés bajas, o una política monetaria expansionista, la reserva federal (FED) decidió aumentar su tasa de interés de referencia, y continuar aumentándola a medida que la economía norteamericana mejore, lo que influenciará en gran magnitud a los mercados financieros globales. Los oficiales de la institución expresaron que la aumentarían un cuarto de punto porcentual en un rango de entre 0.75 % y 1 % en tres incrementos adicionales este año. Al mismo tiempo, no refiriéndose a ella como un techo, la presidenta de la FED reiteró el objetivo (target) de procurar un 2 % en inflación anual.
Enlace copiado
Enlace copiado
En relación con lo anterior, los datos económicos de la potencia mundial muestran, por un lado, un crecimiento económico aún leve (alcanzando 1.6 % en 2016, menor al 2.6 % de 2015) con un descenso sólido en el desempleo, cuya tasa se ubica en 4.7 %. Por otro lado, sí destaca un repunte moderado de la inflación, pasando de -0.03 % en febrero de 2015 a 2.74 % en febrero de 2017.

En este contexto, es destacable el artículo de la revista The Economist titulado “Rule it Out” publicado en agosto de 2015, acerca de la controversia sobre la posibilidad de aplicar la política monetaria bajo una fórmula, llamada regla de Taylor. Es relevante cómo la visión que Taylor había desarrollado en 1993 efectivamente reprodujo las decisiones de la FED desde entonces, con excepción de los años 2009, 2011 y una desviación más fuerte en 2015, lo cual dejaba entrever que no era necesaria la discrecionalidad de la racionalidad humana para tomar decisiones.

Económicamente se supone que acomodarse a las nuevas condiciones es más fácil si los cambios son esperados o ya están internalizados, por lo cual, contar con una regla o fórmula general ayudaría a la transparencia y mejoraría la predictibilidad de las decisiones de endeudamiento o ahorro. Sin embargo, aunque es de conocimiento general, como indica la misma regla de Taylor, se requiere de una tasa de interés más alta si la inflación está por encima del objetivo, o más baja si la economía o el empleo están debajo de su potencial, el artículo mencionado cita como ineludibles los juicios por parte de analistas especializados, ante los afinamientos en la medición del crecimiento potencial de la economía y el valor de la tasa de interés de largo plazo, parámetros implícitos en la fórmula.

Independientemente, aunque la influencia del incremento en la tasa por parte de la FED no se observará de manera abrupta, sino que será paulatina, es un hecho que el aumento incidirá en encarecer el financiamiento externo, lo cual significará para el país, a medida que cambien los pagos por créditos con tasa variable o se acceden a nuevos préstamos, un monto significativo en pago de intereses, tanto para el sector público como para el sector privado, con pasivos acumulados, lo cual evoca a un manejo más cauteloso de la deuda externa.

Asimismo, para El Salvador este aumento implica transitar de un escenario de acceso fácil a créditos con bajas tasas de interés, lo cual indicaba “gaste y endéudese más”, a un escenario de restricción de créditos, con tasas de interés altas, donde la señal será “gaste menos, sea austero y endéudese menos”, lo cual, a pesar de los análisis o recomendaciones conocidas, ante la falta de mayor planificación o previsibilidad ante estos cambios, a medida que continúen débiles las finanzas públicas, aún se cuente con el conocimiento de la regla de Taylor, y la FED con su política monetaria haga lo que tiene que hacer, el incremento es inesperado y más doloroso de internalizar.
 

Tags:

  • FED
  • tasas
  • economia
  • interes
  • EUA

Lee también

Comentarios