Lo más visto

Más de Opinión

La tiranía del "O" versus la genialidad del "Y"

Cuál es el camino por seguir: ¡atender la emergencia juntos!

Enlace copiado
Patricia Lazo de Parras

Patricia Lazo de Parras

Enlace copiado

Doña Victoria Ramírez, quien no fue beneficiada con el subsidio de $300, pero sí entrevistada en las interminables filas del lunes 30 de marzo, dio un testimonio desgarrador: "...yo he prestado $5 para venir, mi fruta está allá, podrida, no he podido vender, ...imagínese! ...¿y de qué vamos a comer?" Las crisis son las verdaderas pruebas de los líderes y durante el primer trimestre del año hemos sido testigos de la actuación de ellos alrededor del mundo: aquellos que actuaron oportunamente y los que actuaron tardíamente con la pandemia del coronavirus.

En nuestro país se manejó bien el inicio de la pandemia; sin embargo, los días posteriores empezamos a ver unas acciones confusas. Como ejemplo, el manejo del Régimen de Excepción que atropelló derechos ciudadanos y luego se decretó la otra ley del Régimen de Excepción, cuando debió ser una prórroga de acuerdo con nuestra Constitución. Ante esto, algunos abogados han manifestado fraude de ley. Adicionalmente, vimos una proyección matemática que los contagiados podrían llegar, a finales de mayo, a 3.14 millones de salvadoreños, cuando los contagiados en el mundo entero, al 4 de abril, son alrededor de 1 millón de personas. Esta matemática simplista lleva a decisiones como la de construir un hospital que costará alrededor de $70 millones, y es muy probable que cuando esté terminado ya habrá pasado el momento de máximo contagio. Estas son malas decisiones provocadas por malas proyecciones.

Parece fácil entender cuál es el camino por seguir: ¡atender la emergencia juntos! Sectores como el Colegio Médico, alcaldes, empresarios, centros de pensamiento, la academia, partidos políticos han pedido al presidente que les permitan apoyarle, y muy pocos han sido escuchados. Es literalmente imposible que un solo hombre pueda solventar de manera eficaz y eficiente la emergencia. La buena noticia es que el trabajo en equipo puede atender la emergencia con mayor eficacia y de manera virtuosa.

A manera de ejemplo, usted Sr. presidente, puede tener al menos 5 equipos trabajando simultáneamente: su gabinete de salud con el Colegio Médico; su gabinete económico junto a los representantes del sector privado, los centros de pensamiento y las instituciones académicas; los procesos de logística con las gremiales empresariales, alcaldes y medios de comunicación; su equipo legal con el Centro de Estudios Jurídicos; y por supuesto deberá existir un equipo velando por la transparencia del uso de los recursos, como la Corte de Cuentas, el Instituto de Acceso a la Información Pública y las asociaciones de la Sociedad Civil que velan por ella.

No es trillado decir que la unión hace la fuerza. Por ello no es válido decir: "atenderemos la salud, después la economía, se los prometo...". Esto es sinónimo de "O" atiendo la salud, "O" atiendo la economía. Cayendo en la tiranía del "O". Si usted acepta el apoyo ofrecido por los diferentes sectores podrá experimentar la genialidad del "Y": proteger a los salvadoreños, atendiendo la emergencia de salud, "Y" atender la economía del país.

Las palabras de Angela Merkel son tan oportunas hoy: "Los presidentes no heredan problemas. Se supone que los conocen de antemano, por eso se hacen elegir para gobernar con el propósito de corregirlos...". Si usted acepta la colaboración de los sectores, es a usted a quien recordará la historia.

Tags:

  • emergencia
  • crisis
  • Régimen de Excepción
  • colaboración

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines