Lo más visto

La tragedia del mundo actual (y 2)

El número de desplazados y refugiados por la violencia en Centroamérica ha aumentado en los últimos años a niveles solamente comparables con la década de los ochenta, en que la región fue azotada por conflictos armados, como lo reconoce la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR). Es tan fuerte la magnitud del problema, que la intimidación y la persecución de grupos criminales, proveídos de todo tipo de artefactos, se han convertido, junto con la pobreza y el desempleo, en las causas principales de los flujos de refugiados y migrantes procedentes de El Salvador, Guatemala y Honduras.
Enlace copiado
Enlace copiado
Deberíamos adquirir otros hábitos de consumo que pensasen más en nuestros análogos desperdigados por todo el planeta. Los alimentos que se desperdician en América Latina podrían alimentar a trescientos millones de almas de otras latitudes. Deberíamos pensar en que es la vida compartida con los que nada tienen lo que verdaderamente nos ayuda a vivir esta dimensión de la solidaridad, la fraternidad, la ayuda y el apoyo mutuo.

La propuesta de observar el Día Mundial de la Población (11 de julio), que partió del Consejo de Administración del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo en 1989, nació como deseo de injertar expectativas, asignando la máxima prioridad a las personas. No olvidemos que la ilusión germina de nuestra propio proceder, es la vida misma resguardándose de nuestras viles hazañas.

Al fin y al cabo, el ser desamparado no tiene otra medicina que el anhelo del cambio. Y con él, sueña hasta despierto cada amanecer. No trunquemos sus alas.

[email protected]

Tags:

  • desplazados
  • violencia
  • inseguridad
  • acnur

Lee también

Comentarios