Lo más visto

Más de Opinión

La transición de año y la realidad salvadoreña

Enlace copiado
Fidel López Eguizábal

Fidel López Eguizábal

Enlace copiado

Cuando hablamos de transición, hablamos de querer tener un cambio en todos los aspectos. Todos los salvadoreños desearíamos que los objetivos no cumplidos en 2018 sean realidad el siguiente año. Los síntomas negativos ya los sabemos: corrupción, delincuencia, inseguridad, falta de empleo, migración, etcétera. Las encuestas que realiza LA PRENSA GRÁFICA sobre qué piensa la población de la realidad nacional es un resultado que será difícil de cambiar.

¿Qué nos dejó 2018? Primeramente una elección de concejos municipales y diputados, las cuales son parte de la democracia. Lo malo fue que los diputados pasaron 121 días discutiendo y analizando para elegir a los magistrados de la Corte Suprema de Justicia. Lo bueno fue que la elección del fiscal no fue tan complicada.

El 3 de febrero de 2019 serán las elecciones presidenciales, una transición en la cual, según encuestas, tendremos a un nuevo instituto político gobernando. El FMLN realizó su trabajo, pero al pueblo le cansó estar esperando el cambio (...). Los salvadoreños esperaban una transición de la desesperación a un país con esperanza y progreso.

En las calles, la voz del pueblo comenta sobre la transición política para 2019. Cada quien labra su destino y ese destino dependerá, aunque seamos reacios por votar, de la fórmula presidencial que elijamos.

Según estadísticas de la Policía Nacional Civil, los homicidios han disminuido, aunque los asesinatos son la noticia principal en los rotativos. Los feminicidios aumentan y la violencia intrafamiliar no cesa. Parece que los valores se han perdido. Las extorsiones y "rentas" impuestas por los pandilleros son el pan diario. Súmese las desapariciones.

Con respecto a la educación salvadoreña, todos pensamos que la PAES es el barómetro para medir todo el sistema educativo. El sistema educativo, en especial los maestros, quieren cambios. Si el Ministerio de Educación desea contar con docentes más capacitados para que mejore la calidad educativa, tendría que tener un presupuesto para pagarles mejor; sin embargo, el presupuesto en educación seguirá siendo el mismo para este año. Ojalá un día el gremio docente tenga el salario justo para trabajar óptimamente, ya que son miles de docentes que no desean renunciar debido al poco dinero que reciben cuando se jubilan.

El Gobierno ha hecho su trabajo en mejorar el sistema de salud, pero hace falta mucho. Las quejas siempre se escuchan. En el sistema judicial hemos observado un avance significativo en la lucha de la corrupción.

La realidad salvadoreña no es solo verificar cuántos emigran en las caravanas, la realidad es que hacen falta más oportunidades laborales, hace falta un mejor sistema educativo y de salud. Estrenar un nuevo año significa que podamos tener un mejor futuro, ojalá que los encargados de guiar al país sepan usar bien la brújula hacia el desarrollo. Lástima que aproximadamente 31 % de votantes, según última encuesta de la UCA, no cree en la política.

Se espera que tengamos una transición con mejores oportunidades, deseamos un quinquenio con mejores condiciones para vivir en El Salvador. El ser humano tiene que tener una transición interna para poder cambiar. Lo bueno de 2018 para mí fue la canonización de Monseñor Óscar Arnulfo Romero. Ojalá este año no nos traiga sorpresas amargas.

Tags:

  • transición
  • encuestas
  • elecciones presidenciales
  • feminicidios
  • educación
  • salud
  • caravanas
  • Óscar Arnulfo Romero

Lee también

Comentarios