Lo más visto

La tregua y la PNC

Una tregua por definición es la suspensión de hostilidades entre los beligerantes en un conflicto por un tiempo determinado. La mención de una tregua en nuestro querido El Salvador ciertamente indica la existencia de un conflicto.
Enlace copiado
La tregua y la PNC

La tregua y la PNC

La tregua y la PNC

La tregua y la PNC

Enlace copiado


Los participantes en este conflicto son las pandillas, quienes debido a este proceso han sido elevados a parte beligerante, y la sociedad civil, la cual participa como víctima, con lomo y pellejo, y como combatiente con su brazo armado, la Policía Nacional Civil. En este conflicto, el verdadero, el que cuenta, ciertamente no hay cese de hostilidades, es un conflicto intenso, por tiempo indefinido; con las pandillas al acecho, la PNC en su loable batalla y las víctimas apiñándose en el día a día. El temor de la sociedad civil hacia las pandillas es extraordinario. Contaba una licenciada, empleada del Seguro Social, quien llegó cuarenta minutos tarde a su clase debido a que al microbús en que viajaba se subieron dos pandilleros, tatuados en la cara, con “full” atuendos y accesorios, toda la gente se bajo del bus, repito, toda la gente, ella prefirió caminar media hora, perder el dinero del pasaje, llegar tarde, arriesgar la admonición del inmisericorde catedrático a exponer su pellejo y pertenencias. Como miembro de una de las partes beligerantes, la sociedad civil, encuentro preocupante los efectos que potencialmente podrían tener las propuestas gubernamentales en la moral de la PNC. El agente vive condiciones personales extremadamente estresantes, exponer la vida en el desempeño de sus deberes, la vulnerabilidad que su cargo conlleva para él principalmente en sus horas de licencia y para su familia todo el tiempo, es ciertamente fuera de la comprensión de los “civiles”. Cuando el agente termina su turno, va solo, caminando a través de territorio minado; vive en medio de los delincuentes, donde ellos son la mayoría; durmiendo en la hamaca con la pistola en el pecho siempre pendiente si le llegó el turno a él y los suyos. Las condiciones de trabajo son, en muchos casos, deplorables, hasta inhumanas. Se dice que los pandilleros no ganan mucho, no viven en lujo, solo ganan un promedio de $700 al mes, las pandillas entonces cuentan con un presupuesto salarial de aproximadamente 42 millones de dólares al mes, 504 millones por año.

Los 700 dólares son aproximadamente un 60% más que un agente de nivel básico, el cual según el escalafón (la ultima vez que revisé) recibe un aumento del 6% cada cuatro años, quiere decir que al agente le tomará, excluyendo promociones, un promedio de siete periodos de cuatro años cada uno para llegar a ganar el promedio del pandillero ¡28 AÑOS! El anuncio de una millonada para extender salarios y beneficios a pandilleros de los cuales ni por cerca gozan los agentes de la PNC creará un general descontento entre estos. La corporación policial esta exhibiendo señales de agotamiento: suicidios de sus miembros, notable desconfianza entre jefes y subalternos (y viceversa), infiltración de delincuentes, “invasión” de recintos policiales, etc.

Todos estos síntomas, desafortunadamente, se van a agudizar resultado de la implementación de dichas propuestas, con los previsibles efectos: baja eficiencia y calidad, crisis laborales, alta rotación, deserción, altos costos de capacitación, etc.

En el área operativa veremos confrontaciones entre municipalidades, promotores de las propuestas y la PNC, ya que las reglas de combate no están concretamente definidas.

Las propuestas van en contra de todo principio esgrimido por fiscales y policías ¡esto no augura nada bueno! Así como hay quienes apoyan un lado, así deben de haber quiénes contundentemente, a gritos y en unísono apoyemos a nuestros agentes ¡Dios nos ampare e ilumine!

Tags:

  • PNC
  • tregua
  • pandillas
  • policias

Lee también

Comentarios