Lo más visto

Más de Opinión

La última etapa en elección de magistrados

Enlace copiado
La última etapa en elección de magistrados

La última etapa en elección de magistrados

Enlace copiado

El listado de treinta candidatos para magistrados de la Corte Suprema de Justicia ya fue enviado a la Asamblea Legislativa. Así comienza esta etapa, la cual culminará con la elección de cuatro magistrados propietarios para la Sala de lo Constitucional y uno para cualquiera de las otras Salas, más sus respectivos suplentes.

Si recordamos las últimas evaluaciones que la Comisión Política realizó en una elección similar, no podemos dejar de preocuparnos. En procesos anteriores la evaluación se ha limitado a entrevistas que han durado pocos minutos, en las que nada se ha indagado de la vida, trayectoria y pensamiento del candidato; además, se han realizado con base en preguntas “de cajón”, entregadas con anticipación y sin mayor profundidad.

Hemos insistido mucho en que los candidatos a magistrados no pueden tener vinculación con ningún partido político o grupos de poder, pues esto podría comprometer su independencia e imparcialidad en la resolución de casos. Pero esto no es lo único en que los diputados deben fijarse al seleccionar un perfil para ocupar las más altas magistraturas.

La Comisión Política encargada de evaluar a los candidatos a magistrados debe investigar con minuciosidad la hoja de vida de estos y sus logros profesionales. No basta con que el candidato acredite ser abogado, mayor de cuarenta años y haber sido autorizado como abogado al menos diez años antes. Es necesario que los diputados indaguen qué han hecho de relevante para el país durante su carrera profesional, en qué han invertido su tiempo para que consideremos que son las personas aptas para el puesto, cuáles han sido sus aciertos y desaciertos en el desempeño de sus labores.

En el listado de candidatos presentado a la Asamblea figuran personas que han laborado como jueces, magistrados, procuradores, secretarios de juzgados, empleados de la Corte Suprema de Justicia; funcionarios de distintas instituciones públicas, por ejemplo la Procuraduría General de la República, Superintendencia de Competencia, Centro Nacional de Registros, ANDA, Tribunal Sancionador de la Defensoría del Consumidor, Academia Nacional de Seguridad Pública, entre otras.

Es imperativo que los diputados indaguen el expediente profesional de cada uno de los candidatos, cuál ha sido su especialización jurídica, cómo la acredita, cuáles han sido sus aportes a la comunidad jurídica, cuál es su pensamiento jurídico, cuáles han sido los resultados presentados en el desempeño de otros cargos, etc.

No es posible que sigamos conformándonos con análisis superficiales de la aptitud de una persona, cuando existe una diversidad de formas y métodos para explorar a fondo el grado profesional de los candidatos. Esta es solamente una de las evaluaciones que deben realizar los diputados, pues un análisis integral también debe incluir el registro de antecedentes en todas las instituciones públicas, capacidad de trabajo en equipo, toma de decisiones, entre otros aspectos importantes.

No queremos abandonar nuestra exigencia de modificar el Reglamento Interior, pero si no existe la voluntad política para hacerlo, lo antes dicho es lo mínimo que deben hacer.

Considerando que las personas electas están en el cargo durante nueve años, vale la pena que la Asamblea Legislativa dedique todo su esfuerzo en que el proceso de selección sea minucioso y de primer nivel. La ciudadanía, las organizaciones de sociedad civil, el gremio de abogados y nosotros en el CEJ, estamos vigilantes.

Lee también

Comentarios