Lo más visto

Más de Opinión

La unidad nacional no es posible, sin embargo...

El sentimiento de inseguridad, la violencia irracional ahora es presente no solo en nuestro país, ni en los países denominados subdesarrollados y pobres, sino también en países desarrollados y respetuosos del Estado de Derecho y la democracia como Francia y Alemania, después de los irracionales, terroristas, ataques en París de extremistas religiosos en contra de personas normales y corrientes que estaban divirtiéndose o circulando tranquilamente en las calles.
Enlace copiado
La unidad nacional no es posible, sin embargo...

La unidad nacional no es posible, sin embargo...

La unidad nacional no es posible, sin embargo...

La unidad nacional no es posible, sin embargo...

Enlace copiado
La inseguridad siempre va existir. No existe lugar seguro. Una persona me hacía la siguiente reflexión. El primer lugar en el universo que hubo intento frustrado de golpe de Estado fue en el cielo. Hubo una batalla, ganó Dios y a los ángeles que perdieron los envió al infierno. Pasó una vez y puede pasar otra vez, por ello en el Padre Nuestro nos pide que pidamos que se haga su voluntad en el cielo como en la tierra. Jesús después de muerto bajó a los infiernos. Nada cambió ahí. Es el único lugar seguro en cuanto nada cambia.

Desgraciada y contradictoriamente en nombre de Dios, del amor se han cometido a través del transcurso de la historia hasta nuestros días una parte significativa de asesinatos, genocidios, violaciones a los derechos humanos. Casi ninguna religión o Iglesia se salva de dicha conducta. Ahora, extremistas musulmanes. Pero antes la Iglesia católica, con la denominada Santa Inquisición, con las Cruzadas en Tierra Santa tratando de imponer la fe cristiana y dominio de la Iglesia católica.

Pese a la conducta anterior es necesario reconocer que todas las iglesias y creencias religiosas han servido y sirven para canalizar lo positivo que internamente lleva cada ser humano; han sido importantes para atenuar y controlar lo potencialmente malo que podamos llevar en nosotros mismos. Han sido factores claves del control positivo de las relaciones humanas en todas las sociedades para que estas vivan en paz.

Los animales “irracionales” no matan por el placer de matar, matan para comer o protegerse de lo que consideran una amenaza a su existencia. Mientras nosotros, humanos, que nos definimos como “racionales”, con conciencia, valores morales y religiosos ejercemos contra nuestros semejantes la violencia, el odio y la ira, matando por el placer de matar o porque el otro no piensa como yo o es mi competencia en el ejercicio del poder o control de lo que tengo o quiero. Así ha sido durante toda la existencia de la especie humana y así seguirá siendo hasta que nos extingamos como especie.

Para combatir el terrorismo yihadista no existirá unidad entre todos los actores (Unión Europea, Rusia, Estados Unidos, Turquía, Arabia Saudita, Irán, Jordania, Irak, Siria, Israel para citar algunos), si no van a coordinar acciones y esfuerzos entre países amigos, no amigos y aun enemigos en contra de su común enemigo. Se avecinan tiempos violentos y de mucho sufrimiento, que como siempre los indefensos, los débiles e inocentes pagarán los mayores costos, que eufemísticamente denominan daños colaterales.

Igual en nuestro país no esperemos la unidad de todos los actores políticos, económicos y sociales en la lucha contra la violencia, la desigualdad, la pobreza. Están polarizados y no quieren la unidad, más que del diente al labio. Solo quieren su propia ganancia y no la del otro, y menos del que consideran su enemigo. No obstante, dada la situación de inseguridad y violencia, partiendo del hecho que no pueden ni quieren unirse para establecer consensualmente un Plan de Nación que beneficie a todos, que al menos presenten propuestas, alternativas de acción que los otros sin mayores costos puedan apoyar y continúe cada uno en su caso haciendo algo para disminuir la violencia e inseguridad. Seamos realistas, para hacer lo imposible.

Tags:

  • inseguridad
  • violencia
  • democracia
  • cruzadas
  • dios

Lee también

Comentarios