Lo más visto

Más de Opinión

La usurpación de funciones

Enlace copiado
Óscar Rubén Zelaya Lara - Colaborador de LA PRENSA GRÁFICA

Óscar Rubén Zelaya Lara - Colaborador de LA PRENSA GRÁFICA

Enlace copiado

Uno de los principales problemas en la administración pública que varias veces he dado a conocer haciendo notar como falla para un mejor desarrollo en la atención a la ciudadanía usuaria de los servicios a que está obligado, esta situación no es nueva, es la intervención de funciones de un organismo en la competencia de otro, porque tergiversa más las cosas, incluso entorpece los programas o proyectos de los organismos encargados de su ejecución, pero vale hacer resaltar el último caso desagradable y de actualidad, se trata de una disputa política más que técnica, dado que, al menos en mis pocos conocimientos con relación a mi memoria, en más de 70 años de lucidez desde mi vida de estudiante universitario, nunca me había enterado de que entre las facultades de los diputados se encuentre la de auditar financieramente a otros poderes, pues si bien puede haber algunos profesionales formando parte de ese honorable cuerpo creado para legislar, puede ser auditores contables en lo particular, pero lo que sí tengo entendido es que si desean conocer la correcta aplicación de los fondos públicos de otras instituciones del Estado, lo harían llamando a los funcionarios encargados, emitiendo recomendables y lo normal es por medio de solicitudes a la Corte de Cuentas de la República, que sí tiene la obligación de ejercer debidamente auditorías contables, de esta manera sí pueden ampararse legalmente para reclamar a quienes estén desfalcando al país y pedir su destitución, que se supone este podría ser uno de los propósitos, por los antecedentes recientes.

El proyecto a que me refiero es el de frenar la vacunación masiva –esto atenta contra la vida de los ciudadanos–, como lo están haciendo todas las naciones del mundo y cuanto antes mejor, sea como sea, así lo han confirmado máximos científicos e investigadores laboratoristas privados y universidades, avalados por las autoridades de las grandes potencias mundiales como la FDA en Estados Unidos de América, en este caso podemos compararlo con la situación de urgencia como es una pandemia que no respeta a nadie, desde la realeza, presidentes de repúblicas hasta el más humilde ciudadano, porque así lo experimentan y publican los medios de comunicación, dando además recomendaciones básicas para la prevención, es cosa seria y no hay nada que esperar, para luego es tarde. Es obligación de todo gobierno, con la urgencia que pueda hacerlo, defender a su pueblo al que representa y dotarlo de medios para su salud y así pueda desempeñarse en sus respectivas actividades económicas y sociales; ni siquiera pensarlo, la vacuna debe aplicarse, de ser posible obligatoria, incluyendo a los señores diputados de cualquier partido a que pertenezcan, para evitar el contagio a otros hermanos.

Lo anterior no es más que un ejemplo cuando el poder legislativo interfiere con otro órgano del Estado en vez de ponerse a legislar, que es lo que les corresponde, sabiendo que todo esto afecta a la población, no lo digo como una crítica destructiva, tales diferencias son una apreciación con el ánimo que todos los poderes vayan por el camino correcto, todo en bien de la gente que espera que las cosas cambien, por lo que valdría la pena dialogar primero; por supuesto no es frecuente tal situación, pero conviene a los intereses de la ciudadanía para conocer la solución a sus problemas; debo hacer constar que la inquietud para hacer notar este tipo de posiciones solo pretende aclarar la necesidad de contribuir a que el sistema gubernamental se preocupe por aunar sus esfuerzos para prestar mejor sus servicios y que logre mejorar sus buenos objetivos.

Tags:

  • usurpación
  • salud
  • vacunación
  • funciones

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines