Lo más visto

La vigencia del ping-pong (1)

Los líderes de las dos grandes potencias económicas del mundo, Donald Trump y Xi Jinping, se vieron por primera vez las caras en Florida justo entre las provocaciones de Corea del Norte y algunos movimientos estadounidenses como el bombardeo a la base siria de al-Shayrat o el despliegue en torno a la península de Corea.
Enlace copiado
Enlace copiado
Washington ha estado incrementando la presión sobre China para que ayude a reducir la tensión con Corea del Norte, dado que Pekín, uno de los pocos interlocutores de la dinastía estalinista, es clave en la desactivación del ímpetu de Pyongyang.

La moneda de cambio está en el mar del Sur de China, en donde la progresiva expansión china viene chocando con los intereses de sus vecinos. La zona tiene una gran importancia comercial y también es una joya estratégica en lo que respecta al establecimiento de bases militares.

No obstante, el primer ministro chino, Li Keqiang, dijo que su país no busca militarizar el mar de China Meridional y que su presencia está dirigida solo a mantener la libertad de navegación. Pekín insiste en que países como Filipinas y Vietnam se aprovechan del apoyo estadounidense del que gozan para avivar la posibilidad de conflicto en la región. En este contexto, el imprevisible presidente filipino, Rodrigo Duterte, anunció su intención de ocupar algunos islotes deshabitados de este mar.

[email protected]
 

Tags:

Lee también

Comentarios