Lo más visto

Más de Opinión

Las Naciones Unidas y los migrantes

Enlace copiado
Rubén I. Zamora, Exembajador en Estados Unidos y ONU

Rubén I. Zamora, Exembajador en Estados Unidos y ONU

Enlace copiado

En las Naciones Unidas, ha sido tradicional sostener que la institución no debe de involucrarse en cuestiones migratorias, argumentando que es jurisdicción de la soberanía nacional; no es casual que la organización internacional a cargo de la migración y de los migrantes, la OIM, no es sino hasta el año pasado que pasó a ser parte de las Naciones Unidas, antes funcionaba como un organismo independiente, similar a la Cruz Roja Internacional. Recuerdo que cuando iniciaba mi trabajo como representante de El Salvador ante la institución, hablar en público de migración y sobre todo de regulaciones sobre migración era una especie de tabú.

Los países subdesarrollados hemos abogado por la inclusión del tema en la agenda de la Asamblea General pero encontrábamos una fuerte oposición a ello por parte de países europeos y los EUA y Canadá y no es sino hasta los europeos empezaron a recibir masivas migraciones desde el África que se abrió el espacio para este debate; la realidad se fue imponiendo; sin embargo, y a pesar de que la polarización entre países receptores de migrantes, los del norte desarrollado, y los países de África y Latinoamérica era aún aguda, se ha llegado a la conclusión que el problema afectaba tanto al norte como al sur y que era necesario un nivel de cooperación entre ambos grupos de países, así se inició la exploración y búsqueda de consensos para una resolución de la Asamblea General, el proceso fue facilitado por los embajadores de México y Suiza.

Esta discusión ha producido frutos, en primer lugar, está destruyendo los mitos que existen en torno a la migración, cito solo algunos:

a) La migración no es principalmente un fenómeno del sur al norte, sino que en su mayor parte lo es sur-sur: En América Latina un 60 % de la migración se produce dentro de la región, en África es un 75 %.

b) Los migrantes son considerados por algunos como parásitos en la sociedad en que viven; sin embargo, los datos lo que revelan es que las remesas de ellos son únicamente el 15 %, mientras que 85 % de sus ingresos queda en el país de destino.

c) Según Naciones Unidas: existen 250 millones de migrantes, que representan un 3.3 % de la población mundial. Sin embargo, contribuyen un 9 % del PIB mundial, con casi 7 trillones de dólares al año.

Un segundo fruto es el avance de la discusión en ONU a tal grado que después de dos años de discusiones, con un sinnúmero de reuniones, se ha logrado consensuar un documento, bajo el nombre de "Pacto Mundial para la Migración Segura, Ordenada y Regular", que se espera someter a aprobación de la Asamblea General en este diciembre. Los Estados Unidos han sido el único país que, desde diciembre del año pasado se retiró de las discusiones en el seno de la ONU, aduciendo que no permitiría ninguna intromisión en su soberanía.

No hay duda de que este es un paso importante, pero tampoco hay duda de que es insuficiente, por un lado contiene compromisos concretos con medidas para combatir la trata y el tráfico de personas, usar la detención de migrantes como "última opción", evitar la separación de familias y reconocer el derecho de los migrantes irregulares a recibir salud y educación en sus países de destino, además, los gobiernos prometen garantizar un regreso "seguro y digno" a los inmigrantes deportados y no expulsar a quienes se enfrentan a un "riesgo real y previsible" de muerte, tortura u otros tratos inhumanos. Al mismo tiempo el acuerdo no es vinculante y deja claro que cada Estado es soberano para determinar sus propias políticas en este ámbito.

Como el Representante Permanente ante la ONU de México señala: "Los migrantes tienen que ser reconocidos no solo porque son seres humanos y sus derechos tienen que ser respetados en todas partes, sino porque además son contribuyentes centrales en el desarrollo internacional".

Tags:

  • Naciones Unidas
  • migrantes
  • debate
  • separación de familias
  • soberanía

Lee también

Comentarios