Lo más visto

Las caras de los “ninis”

De diversas maneras los ingeniosos caricaturistas locales han presentado jocosamente en diversos trabajos a los “ninis”, lo que deberían haber considerado las autoridades de Educación y comisiones relacionadas con la materia, para conocer más profundamente las razones por las que existe esa gran cantidad de jóvenes que no estudian ni trabajan.
Enlace copiado
Las caras de los “ninis”

Las caras de los “ninis”

Las caras de los “ninis”

Las caras de los “ninis”

Enlace copiado
Todos los ciudadanos saben que existen adolescentes “hijos de papy”, los “abandonados”, los pobres y “paupérrimos”, los “haraganes”, los “vagos”, los rebeldes, los “amenazados”, los “mimados”, los “marginados” por compañeros o profesores, los irresponsables, los que engañan a sus padres, las niñas embarazadas, los enfermos mentales o incapacitados, etcétera.

¿Existirá algún registro de estas diferentes clases de condiciones que se presentan entre quienes no asisten a estudiar en edad escolar?

¿No sería importante saberlo para buscar soluciones correctas y que las inversiones en el fomento de la educación sean más efectivas a menor costo?

¿A quién corresponde exigir este tipo de estudio para la toma de decisiones correctas? ¿Al Ministerio de Educación, a la Comisión Nacional de Educación, al presidente de la República, a la Asamblea Legislativa, a la población con manifestaciones de protestas?

La realidad es que la polémica surgida sobre la ayuda a los mencionados jóvenes que no estudian se concentran en dos áreas, la que defiende el Ejecutivo argumenta una forma de estimular la educación a personas de escasos recursos con verdadero interés de superarse, para lo que ha realizado investigaciones personales a fin de entregarles en efectivo lo que supuestamente necesitan para cursar sus estudios, pero por la forma en que se anunció el programa da a entender que se trata de halagar y asegurarse votos de ese sector y su familia, lo que no es del agrado popular; y en otra área están los que atacan la forma, pero se agregan otros argumentos, pues se trata de personas que han estado restringidas y carentes de muchas necesidades, que a la hora de disponer de dinero en alguna medida es desviado, si lo hacen funcionarios con fondos de un presupuesto para dedicarlo a otros proyectos de su interés.

Países más avanzados culturalmente, educados con mucha disciplina como en Europa y Australia que entregan dinero, lo hacen a los padres o se los descuentan de sus impuestos, les otorgan préstamos controlados a bajos intereses y a largo plazo, pero nunca lo ponen en manos de los hijos o bien les otorgan becas, pero en un país pobre con altas tasas de endeudamiento deben buscarse los mecanismos más económicos y efectivos, incluso hacer leyes más severas, incluyendo la cárcel por no educar a sus hijos, o por el abandono paterno, ya que someras encuestas demuestran que a esta clase pertenecen los que desertan de las escuelas y son propensos a la delincuencia, Costa Rica le apostó a la educación con leyes en este sentido, sin entregar ayuda en efectivo, tomar su ejemplo pues sus resultados están a la vista.

Todas las caras de los “ninis” que se han demostrado merecen la atención del Estado y estudiar las alternativas de solución para erradicar el mal de una sola vez, con medidas acertadas, especialmente con una legislación apropiada con visión para castigar fuertemente a padres que no eduquen a sus hijos por las buenas o por las malas, ofreciéndoles una ayuda real y adecuada.

Tags:

  • ninis
  • educacion
  • apoyo
  • juventud
  • gobierno
  • subsidio

Lee también

Comentarios