Lo más visto

Más de Opinión

Las crisis perduran cuando no se actúa

La peor decisión en los momentos de crisis es no hacer nada. Eso es precisamente lo que pasa con los políticos, que se la pasan discutiendo teniendo el sumo cuidado de no aprobar algo que vaya en contra de su popularidad o de sus tan ansiados votos, mientras se hace necesario darle un rumbo al país, puesto que el mundo entero está presentando señales de una nueva crisis, esta vez de una magnitud insospechada.
Enlace copiado
Las crisis perduran cuando no se actúa

Las crisis perduran cuando no se actúa

Las crisis perduran cuando no se actúa

Las crisis perduran cuando no se actúa

Enlace copiado
Los niveles de deuda que países desarrollados presentan, los síntomas de los mercados financieros y los fenómenos como el “brexit” contribuyen a nublar el horizonte económico mundial en el presente, ya empañado por los fenómenos de orden racial y socio-político que acontecen en todo el universo. De la crisis país hemos escrito bastante.

En circunstancias como las que caracterizan al mundo actual los políticos deberían asumir su papel de auténticos representantes de un pueblo que los requiere con urgencia. Urgen políticos comprometidos con la sociedad, no de ese montón que contribuyen a la polarización, tampoco de esos con ideologías de izquierda y de derecha con el argumento trillado de que unos favorecen a la mayoría desposeída y otros a la libertad de empresa y al final “Dios los cría y el diablo los junta”.

Con el trascurrir de los años inventan cualquier cosa para justificar su permanencia en el poder: reformas agrarias, planes quinquenales, modelos de sustitución de importaciones o de fomento de exportaciones, estrategias con apellidos diferentes, pero al final cero guarismos quedamos lo mismo. Y es que la estrategia medular y eficaz que consiste en un plan de educación intensivo y extensivo, nunca, pero nunca, se ha querido implementar y sin esa decisión fundamental jamás se sentarán las bases del inicio de un crecimiento sostenido y mucho menos de un desarrollo.

La educación tiene por objeto el pleno desarrollo de la personalidad humana y el fortalecimiento del respeto a los derechos humanos nos dice la Declaración Universal de los Derechos Humanos aprobada por la Asamblea General de Naciones Unidas, en la cual también se menciona que la instrucción elemental será obligatoria, la instrucción técnica y profesional habrá de ser generalizada. En efecto, un modelo educativo fue el insumo básico que pusieron en marcha todos los países hoy desarrollados, implementando programas masivos de educación general y tecnificada, que les permitió posteriormente iniciarse en la industria ligera y pesada, paralelamente desarrollaron un sistema financiero moderno como fuente de financiamiento continuo.

En países como el caso de los dragones o tigres asiáticos identificados por el milagro asiático, con récord de crecimiento por el desarrollo industrial de ocho países, entre los cuales destacan Hong Kong, Singapur, Taiwán y República de Corea, se fijaron metas de exportación, crearon organismos de comercialización, entre otras cosas; pero se desea destacar el aumento de la capacidad de la fuerza laboral con mejoras en los niveles educativos mediante la universalidad de la educación primaria y un amplio acceso a la educación secundaria. Con respecto a la educación universitaria se priorizó la científica y se importaron profesores y se dieron becas al exterior para realizar estudios.

Los milagros se dan en una relación causa y efecto, ayúdate que te ayudaré, a Dios rogando y con el mazo dando. Decisiones tan trascendentales y tan estratégicas como un plan de educación masiva son las que no se han querido tomar, porque a los políticos no les conviene una sociedad culta, que piense y que razone, sino la irracional de voto duro, por colores y no por un país.

Tags:

  • crisis
  • politicos
  • popularidad
  • brexit
  • ideologias
  • izquierda
  • derecha

Lee también

Comentarios