Lo más visto

Más de Opinión

Las dictaduras chavistas de Venezuela y Nicaragua, las más despiadadas del siglo XXI

Enlace copiado
MSC. Rufino Antonio Quezada Sánchez

MSC. Rufino Antonio Quezada Sánchez

Enlace copiado

Las dictaduras chavistas de Venezuela y Nicaragua presentan características ideológicas y políticas similares y se mantienen en el poder por la fuerza militar, aplican el totalitarismo comunista, y con ello la implementación de acciones represivas en contra de sus ciudadanos: persecución política e ideológica, cárceles, torturas, asesinatos, juicios políticos por "traición a la patria", elecciones siempre y cuando sean ganadas por ellos, los vigilantes cuerpos de delatores, policía política, paramilitares o parapoliciales y el control total de las instituciones del Estado.

Daniel Ortega logró su reelección violando la constitución e impuso a su mujer como vicepresidenta y en tres meses de protestas abril-julio de 2018, han asesinado cerca de 400 personas por exigir su renuncia; así también hay más de 300 desaparecidos, cientos de capturados y una represión indiscriminada contra la población, en donde ni los obispos de la Iglesia católica se han escapado; por su parte Nicolás Maduro en 2013 le robó las elecciones a Henrique Capriles, en 2016 despojó a la población del referéndum revocatorio constitucional y en 2018 realizó elecciones para imponerse como presidente, por un período más, inhabilitando a la mayoría de partidos y líderes opositores, es decir fueron elecciones solamente entre chavistas, sin participación de la oposición; además hay 300 presos políticos y Venezuela atraviesa la peor crisis humanitaria de su historia.

Otro elemento que comparten estas dictaduras es la corrupción, la familia Ortega Murillo, que se presenta como redentores de los pobres, son en realidad los principales millonarios de su país, sus hijos empresarios prominentes, de esta situación surge una pregunta: ¿una familia de supuestos revolucionarios de toda la vida, de dónde han sacado tanto dinero? En el caso de Maduro, el desfalco a la petrolera PDVSA por dirigentes chavistas maduristas está comprobado, en Estados Unidos hay presos por este delito, el otro factor es el narcotráfico, sobrinos de la pareja presidencial están presos por querer introducir droga a Estados Unidos, hay militares y personas del Gobierno venezolano señalados como narcotraficantes.

Nicolás Maduro y Daniel Ortega deben estar seguros que sus nombres como dictadores aparecerán a la par de reconocidos genocidas de la Historia Contemporánea Universal entre ellos: Adolfo Hitler, Joseph Stalin, Benito Mussolini, Mao Tse Tung, Fidel Castro, Augusto Pinochet, Saloth Sar (Pol Pot de Camboya), Anastasio Somoza, Marcos Pérez Jiménez, etc.

La experiencia del fracaso socialista en Cuba, Venezuela, Nicaragua y Bolivia no hay que repetirla en ninguna parte del mundo, se tiene que rechazar este proyecto populista que engaña a la gente, multiplica la pobreza y termina con las libertades y democracia de los pueblos, al respecto Winston Churchill, ministro británico y héroe de la Segunda Guerra Mundial, exponía: "El socialismo es la filosofía del fracaso, el credo de la ignorancia y la prédica de la envidia; su virtud inherente es la distribución igualitaria de la miseria".

El Chavismo y el Socialismo del Siglo XXI son una peste que debe detenerse por el bien de la humanidad, y en el caso particular de El Salvador, el Gobierno y el partido oficial FMLN no deben seguir defendiendo la tragedia económica, política y humanitaria que se vive en estos países, de lo contrario el pueblo salvadoreño repetirá la lección o debacle electoral del 4 de marzo de 2018, el próximo 3 de febrero de 2019.

Tags:

  • dictaduras
  • Venezuela
  • Nicaragua
  • totalitarismo
  • Daniel Ortega
  • Nicolás Maduro
  • proyecto populista

Lee también

Comentarios