Lo más visto

Más de Opinión

Las elecciones

Enlace copiado
Carlos Alejandro Varaona - Colaborador de LA PRENSA GRÁFICA

Carlos Alejandro Varaona - Colaborador de LA PRENSA GRÁFICA

Enlace copiado

Las elecciones son la fiesta cívica más importante de un país. De ellas dependen los funcionarios que entrarán a gobernar y por ende el futuro de la Nación. Lo más sano es que exista un equilibrio de poderes para que ningún partido tenga el poder total y los otros partidos puedan exigir cuentas. Cuando un gobernante ostenta el poder absoluto, al controlar todos los órganos del Estado, se convierte en un dictador. La historia está llena de nefastos ejemplos: Adolfo Hitler, Benito Mussolini, Hugo Chávez, Fidel Castro y otros.

Las reglas de oro para votar inteligentemente y evitar que el país caiga en una dictadura son las siguientes:

1. Votar por rostro, por la persona más calificada, más honesta y más valiente. Para esto hay que ver el currículum de cada candidato, su trayectoria, experiencia de trabajo, sus referencias. Si es una persona con principios, honesta, incorruptible. Al votar por un partido, estamos votando a ciegas, podríamos estar apoyando a las personas menos idóneas. Pero si votamos por rostro que sea de un solo partido, si no estaríamos fraccionando el voto.

2. Antes de elegir un candidato hay que escuchar sus propuestas, sus ideas, sus soluciones. En una empresa mediana o grande, siempre hay un comité evaluador, que estudia el currículum de los candidatos, si tiene instrucción notoria, las recomendaciones de otras empresas, su trayectoria, su educación, su experiencia laboral, su desempeño en otros trabajos, su actitud, sus ideas, etcétera. Imagínense los requisitos que deberían de tener los funcionarios que estarían al frente de un país. Miles de vidas van a depender de su desempeño, de sus decisiones, de su rectitud. Esto va con todos los funcionarios.

3. Al votar hay que hacerlo con cabeza fría, no con el hígado y ser muy cuidadosos, muy analíticos. Buscar siempre que exista un balance de poderes. Cuando la oposición es fuerte, fomenta las discusiones constructivas, las recomendaciones, las ideas, los análisis y evita los abusos de poder. Cuando no hay oposición tenemos solo focas que aplauden los aciertos o desaciertos del gobierno de turno.

4. Por ejemplo, yo como cristiano no puedo aceptar el aborto. Respeto otras ideas pero en este tema no las acepto. Porque es un crimen contra los seres más indefensos, es un crimen injustificable, es un crimen de lesa humanidad. Pero hay candidatos que apoyan las leyes del aborto, apoyan la ideología de género y otras cosas que van en contra de la naturaleza. Por eso es importante escuchar las propuestas políticas e ideas de los candidatos.

Por favor no dejen de votar. Después no nos quejemos cuando nuestro país sufra las consecuencias de nuestra desidia, de nuestra indiferencia, de nuestra incapacidad de análisis. Los errores por acción u omisión se pagan caros y pesarán siempre en nuestras conciencias, pero ya no habrá nada que hacer. La historia nos relata del incidente, cuando los Moros fueron expulsados de España. El Rey Moro en su retirada iba llorando y la Madre una mujer aguerrida le dijo: "No llores como mujer lo que no pudiste defender como hombre". Eso nos puede pasar a nosotros si no defendemos la democracia. Después sería muy tarde. Todavía estamos a tiempo de actuar y luchar por nuestros ideales, por nuestras familias, por la libertad. Pidámosle a Dios que nos ilumine.

Tags:

  • elecciones
  • balance
  • rostro
  • currículum
  • aborto

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines