Lo más visto

Más de Opinión

Las falacias de moda de los proaborto

Con este texto pretendo contra-argumentar las razones de moda de políticos y demás personas que están a favor del aborto. Pero esta vez, no le quito el poto a la jeringa.
 
Enlace copiado
Enlace copiado

Los proaborto establecen que a los provida “solo les importa que nazcan, pues cuando ya han nacido no les importa su vida. Por ello, son pronacer y no provida”. Ellos cometen dos falacias: 1) falacia de distinción sin diferencia: consiste en hacer diferencias de aspectos que no poseen distinción entre sí. 2) falacia de la falsa pista: consiste en contra-argumentar aspectos que no forman parte del debate.
En las sentencias de Amparo 674-2006 y 166-2009 se establece que el derecho a la vida posee dos aspectos: 1) Derecho a evitar la muerte, lo cual implica también la prohibición de interrumpir el proceso vital de la persona. 2). Derecho a vivir de forma digna.
Los pro-aborto cometen la falacia de distinción sin diferencia pues estar a favor de que las personas nazcan es estar a favor de la vida, es decir: es ser pro-vida. Pues nacer y vivir de manera digna son manifestaciones del derecho a la vida, el concepto “pronacer” es lo mismo que el de “provida”, existe una clara distinción sin diferencia. Aparte, cometen la falacia de la falsa pista cuando eluden la discusión, pues del tema: “¿el feto tiene el derecho a nacer?” pasan a discutir “cuando nacen ya no les importa la vida”. Darles una vida digna es otra discusión, otro debate, “¿tiene derecho a vivir? Sí o no” es el problema. Al eludir la cuestión del debate cometen la falacia de la falsa pista.
Otro argumento: “La madre decide sobre su cuerpo, y en consecuencia decide sobre el feto que lleva en gestación, el bebé es parte de su cuerpo, como su cabello”. Este es un argumento amparado en un derecho subjetivo de competencia, es decir, de elegir sobre la esfera jurídica del no nacido. Al quitarle la vida se estaría ejerciendo un derecho, como el de cortarse el pelo (que más bien sería de derecho de libertad). Esto es una falacia de falsa analogía; para que una analogía sea razonable, el grado  de semejanza debe ser adecuado, si no es así y las semejanzas solo son superficiales o insuficientes, entonces se comete una falacia por falsa analogía, la eficacia de la analogía no depende del mayor número de similitudes que de diferencias, sino cuando las similitudes son relevantes para lo que se quiere sostener.  Es que en verdad cualquier cosa se asemeja en algo a cualquier otra y no por eso quiere decir que la analogía sea aceptable.
Monserrat Bordes Solanas contra-argumenta: «i) el pelo carece de potencial para convertirse en un organismo o en una persona de pleno derecho (...) y iii) en la formación del pelo no ha intervenido ningún progenitor masculino (...)». Aparte: “la mujer no puede alegar un ‘derecho al propio cuerpo o al propio vientre’, ni un ‘derecho a la interrupción del embarazo’, que puedan anular el derecho a la vida del no nacido». Amparo 305-2010.
Las falacias arruinan, enturbian, ciegan, confunden y engañan nuestra mente. En fin “nos impiden ver y pensar con justeza”. Carlos Vaz Ferreira – Lógica Viva.
 “Las falacias no dejan de ser falacias por el mero hecho de que se pongan de moda” – Gilbert Keith Chesterton.
 

Lee también

Comentarios