Lo más visto

Más de Opinión

Las huellas de El Principito

La lectura en general y de obras literarias en particular es uno de los instrumentos más eficaces para la formación de la personalidad y el conocimiento profundo del mundo que nos rodea y de nosotros mismos.
Enlace copiado
Las huellas de El Principito

Las huellas de El Principito

Las huellas de El Principito

Las huellas de El Principito

Enlace copiado
Según los estudiosos del tema, un libro cobra vida cuando un lector lo toma, lo hace suyo, lo cambia o lo regala para que otros lo lean. Ahí reside la magia de la lectura.

En las clases de sociología aprendimos que el hombre es un ser social, y no hay duda que el principal elemento de la sociabilidad es la palabra. Por tanto, en la medida que dominemos mejor el uso del lenguaje seremos más útiles y más felices.

Aunado con lo anterior, existen obras que dejan una huella imborrable en nuestras vidas y en ocasiones nos hacen cambiar nuestra forma de pensar en beneficio propio y de la sociedad.

Tal es el caso de la obra El Principito, que es la novela corta más famosa del escritor y aviador francés Antoine de Saint Exupery, casado con la salvadoreña Consuelo Suncín, quien según los críticos fue la inspiradora de su famoso libro.

El Principito es un cuento poético que viene acompañado de ilustraciones hechas con acuarelas del propio autor. En él, un piloto se encuentra perdido en el desierto de Sahara, luego de que su avión sufrió una avería, pero para su sorpresa, ahí es donde conoce a un pequeño príncipe que proviene de otro planeta.

Entre otros mensajes, la obra incluye críticas sociales dirigidas a la forma en que los adultos ven las cosas, como cuando dice “todas las personas mayores fueron al principio niños (aunque pocos de ellas lo recuerdan)”. La Rosa, el objeto más preciado de El Principito, está inspirada en su esposa, Consuelo. El planeta donde se encuentra la Rosa representa a El Salvador.

Ante algunas actitudes de críticas negativas hacia los demás, apunta: “Es más difícil juzgarse a sí mismo que juzgar a los demás. Si logras juzgarte bien a ti mismo, eres un sabio”. Sin duda El Principito es uno de los libros que más huella nos ha dejado. Un cuento que muchos leímos cuando niños o jóvenes, pero que hasta que crecimos pudimos entender el mensaje que la obra nos quería transmitir. No olvidamos su frase: “Cuando amamos nos entregamos sin pedir nada a cambio, por el simple y puro placer de dar”.

Cuando en ocasiones hemos sufrido situaciones frustrantes en el amor, en los negocios, en el estudio. Para ellos va un mensaje de su obra que dice: “Es una locura odiar a todas las rosas porque una te pinchó. Renunciar a todos tus sueños solo porque uno de ellos no se cumplió”.

Valdría la pena tomar en cuenta algunas recomendaciones para entrar de lleno al círculo de los lectores, en estos tiempos en los que preferimos ver la televisión que leer un buen libro. Para empezar, que no debemos presionarnos a leer más de lo que resistimos y encontrar nuestro propio ritmo, ya que no todo el mundo puede estar frente a un libro días enteros, ni leer a mil por hora.

Además mantengamos siempre a la mano un diccionario material o en línea, ya que si buscamos las palabras desconocidas podríamos entender mejor el contenido de los libros y de paso mejorar la ortografía.

Tags:

  • lectura
  • literatura
  • el principito
  • niñez

Lee también

Comentarios