Las ideologías

Las ideologías, como construcciones a partir de la razón y a partir de mecanismos que le son propios al funcionamiento racional, tienen límite en el alcance del conocimiento.
Enlace copiado
Las ideologías

Las ideologías

Las ideologías

Las ideologías

Enlace copiado
A la razón, por su propia naturaleza, le cuesta ir más allá de los sentidos lógicos de las cosas, vale decir sentidos de: movimiento, gravitación, dolor, felicidad, inercia, amor, odio, etcétera. La razón no puede trabajar sin esos sentidos, los cuales no pueden funcionar si no es sobre líneas continuas, sean rectas o curvas, que es posible describirlas en ecuaciones de comportamiento. Patrones de conductas, tendencias, teorías, leyes, modelos, ideologías, filosofías, ciencias, etcétera, cada una es un haz de sentidos continuos. Pero, las realidades están llenas de quiebres (discontinuidades) que no son predecibles si no es sobre bases probabilísticas.

Un maestro nos decía que, no obstante aceptar los límites de la razón en la búsqueda de conocimientos, esta ha demostrado ser el mecanismo más útil para aproximarse a las realidades del mundo; si no fuera así, científicos no nos hubieran llevado a la Luna y ahora a Marte, no habrían descubierto el origen del universo ni evolución de las especies, ni estarían al tanto de avances paleontológicos y del genoma humano, ni descubierto la nanotecnología ni, en el macrocosmos, la existencia de algunos planetas, esto sin haberlos visto y con solo predicciones a partir de ecuaciones procedentes del mundo científico.

Mecanismos racionales: leyes, modelos, patrones, paradigmas, etcétera, por estar basados en líneas continuas, han permitido las ansiadas predicciones y para esto han resultado muy útiles, pero no han llegado a la certeza absoluta (100 % de probabilidades) al tratar de predecir fenómenos naturales y de la cultura, ya que solo han podido hacerlo con aproximaciones, que pueden llegar desde 40 % o menos hasta 99 % de confiabilidad. Aun así, el ser humano ansía tales predicciones para el virtual manejo de las incertidumbres.

Las ideologías, por su parte, además de ser racionales, en principio, contienen mucho corazón y, por qué no decirlo, mucho hígado. Partidarios de ideologías ven en la realidad solo lo que quieren ver, sin importar cuál ideología sea. Oficialismo ve solo lo bueno de sí mismo y lo malo de la oposición. Lo contrario también es cierto. Oposición ve solo lo malo del oficialismo y lo bueno de sí misma. Y ambos creen estar en lo absolutamente cierto. Y quienes no piensan como lo ordena el partido son acusados de revisionistas, traidores, comunistas, burgueses, agentes de la CIA, pro imperialistas, subversivos, etcétera, dependiendo del lado que corresponda. Y algunos medios de comunicación social, y elementos “serios” que se creen “objetivos e imparciales” se hacen eco de estas distorsiones y de los respectivos epítetos.

A pesar de todo lo descrito, sostengo que ideologías son útiles. Lo son porque dan lugar a las confrontaciones de ideas; esas confrontaciones son precisamente las que han traído progreso y avances a ciencias, filosofías, religiones, política, culturas, artes, etcétera. Imagínense los amables lectores qué sería de un mundo sin ideologías. Además de aburrido y estancado, estaría lleno de dogmas y estupideces ideológicas encajonadas y únicas, repitiendo y repitiendo...

Es cierto que también ideologías dan vida a los desprestigiados partidos políticos, y que estos se encuentran en esta situación, al parecer, en todo o buena parte del mundo; pero, está en manos, y bajo la responsabilidad de ciudadanos y súbditos, elevar la categoría de sus respectivos institutos partidarios, los cuales, con sus ideologías, son necesarios, dicho sea una vez más, para las sanas confrontaciones de las ideas y su avance. ¡El Salvador lo está haciendo!

Tags:

  • ideologia
  • cia
  • oficialismo
  • oposicion
  • dogmas

Lee también

Comentarios

Newsletter