Las instituciones tienen que someterse al escrutinio público porque eso es lo que el ejercicio de la democracia les exige

Reaccionar con amenazas intimidatorias de persecución penal sin ningún fundamento, como es alegar que hay calumnia o difamación donde sólo existe exposición de situaciones que merecen conocimiento público, investigación y dilucidación, no pasa de ser una actitud que está en el plano de la incontinencia absurda y de la clara manipulación de las figuras penales, lo cual constituye desde luego otro condenable atropello al Estado de Derecho. Esto es lo que está haciendo Nayib Bukele, el Alcalde de San Salvador, sin ningún reparo.
Enlace copiado
Enlace copiado
Hemos entrado en una fase caracterizada por la apertura cada vez mayor hacia el conocimiento de lo que ocurre dentro de las instituciones públicas, que antes tomaban todas sus decisiones conforme a los dictados de aquellos que estaban al frente de ellas y de sus respectivos patrocinadores. Hoy la transparencia se hace sentir en forma cada vez más pujante e inesquivable, y eso, que es uno de los más importantes avances del proceso nacional, despierta reacciones autodefensivas, con frecuencia cargadas de agresividad, por parte de aquellos que de alguna manera son señalados como presuntos responsables de aprovechamientos indebidos de sus funciones.

En estos días se ha expuesto a la luz la contratación multimillonaria por parte de la comuna capitalina del sistema de cámaras de videovigilancia, de la cual resulta favorecida una empresa de reciente creación, que es un asocio mexicano-salvadoreño con muchas cuestiones que despiertan sospechas. Al darse a conocer este hecho, que desde luego hace surgir de inmediato preguntas inquietantes, lo normal es que la ciudadanía se entere a fondo de lo que está pasando, con todas las implicaciones que ello pueda tener para las finanzas municipales y para el buen desempeño de la gestión respectiva. Esto es lo normal en cualquier situación como la mencionada, porque no es admisible que decisiones de tal magnitud y de tal trascendencia se quieran hacer valer como si se tratara de asuntos privados. Pretender que esto ocurra no sólo es desconocer la verdadera naturaleza de la función pública dentro del ejercicio de un verdadero modelo democratizador sino atentar contra el respeto que se le debe a la ciudadanía como sujeto de poder, que lo delega para que se activen y se defiendan sus intereses.

Una vez que se le presentan al público los hechos concretos, voces autorizadas de entidades que velan por la transparencia y por la corrección en el manejo de los asuntos gubernamentales, como son para el caso FUNDE y la Fundación Democracia, Transparencia y Justicia (DTJ), se manifiestan en el sentido de pedir investigaciones al respecto por parte de la Fiscalía General de la República. Esto también es lo normal en un ambiente donde la libertad de expresión y el respeto a la legalidad se ejerzan responsablemente. Reaccionar con amenazas intimidatorias de persecución penal sin ningún fundamento, como es alegar que hay calumnia o difamación donde sólo existe exposición de situaciones que merecen conocimiento público, investigación y dilucidación, no pasa de ser una actitud que está en el plano de la incontinencia absurda y de la clara manipulación de las figuras penales, lo cual constituye desde luego otro condenable atropello al Estado de Derecho. Esto es lo que está haciendo Nayib Bukele, el Alcalde de San Salvador, sin ningún reparo.

Por nuestra parte, reafirmamos que en toda circunstancia, y cualesquiera fueren las maniobras destinadas a quebrantar nuestro invariable compromiso con la verdad y con la defensa de los derechos ciudadanos, continuaremos haciéndole honor el periodismo independiente que llevamos más de un siglo de venir ejerciendo. Nada ni nadie nos va a sacar de esta línea, que es la que le sirve al país y a su proceso democratizador en marcha.

Hay que seguir atentos al comportamiento de las instituciones y de quienes están al frente de ellas, para desenmascarar abusos, desactivar trastornos y hacer valer la ley y la razón en todo sentido y momento. Eso es hacer Patria y construir futuro.

Tags:

  • libertad de expresion
  • periodismo
  • libertad de prensa
  • derecho

Lee también

Comentarios

Newsletter