Lo más visto

Más de Opinión

Las letales armas de fuego

A más de dos semanas de haber ocurrido la abominable masacre de 20 niños y ocho adultos en una escuela primaria de Connecticut, perpetrada por un joven con tres armas de fuego semiautomáticas, con ostensibles características de un perturbado mental, nos preguntamos hasta cuándo el Gobierno de ese país tomará cartas en el asunto, para regular la venta y posesión de armas de fuego a estadounidenses, que las adquieren con una gran facilidad.
Enlace copiado
Las letales armas de fuego

Las letales armas de fuego

Las letales armas de fuego

Las letales armas de fuego

Enlace copiado
En estos días el presidente Obama ha estado más preocupado por resolver el problema del “abismo fiscal” que tiene a ese país al borde de una crisis económica de enormes proporciones que en tratar de presentar proyectos de ley en cuanto a la regulación de las armas de fuego.

Si continúa en Estados Unidos sin ninguna restricción la venta y posesión de armas de fuego como las usadas por el joven Adam Lanza, las masacres continuarán sucediendo en lugares donde menos se espera que puedan ocurrir, y segarán la vida de inocentes niños y de adultos, sin más culpa que la de estar en el lugar y la hora equivocadas.

De nada han de servir las muestras de condolencia expresadas desde la Casa Blanca por el presidente Obama poco después de enterarse de la masacre si este execrable suceso pasa al olvido, volviéndolo a recordar solo cuando ocurra la siguiente masacre.

En el ámbito nacional los salvadoreños padecemos desde hace varios años de una situación similar a la del país del Norte por la proliferación de las letales armas de fuego en manos de delincuentes que han asesinado a miles de salvadoreños.

Sin lugar a dudas, son plausibles las declaraciones recientes de uno de los principales líderes de las pandillas en prisión, con relación a la promesa de la eliminación de las armas que tienen en su poder cuando las comunidades donde habitan miembros de pandillas sean convertidos en municipios santuarios, como parte de la tregua entre pandillas iniciada el año pasado.

La población honrada se encuentra expectante de lo que ocurrirá en 2013 con relación al accionar de los grupos pandilleriles, en especial de las promesas hechas por los líderes de estos grupos en lo relativo a la eliminación de las extorsiones, los secuestros y desaparecidos que en los últimos meses de 2012 se intensificaron.

Es de esperarse que la celebración del 13 Baktún el 21 de diciembre del año anterior haya tocado los corazones de estos salvadoreños descarriados, y como el hijo pródigo vuelvan al redil transformados en mejores salvadoreños que se involucren en la reactivación de nuestro sufrido país.

En su ensayo muy conocido “Pan o revólver” Masferrer hace énfasis al señalar que las armas de fuego solo sirven para herir, matar y traer sufrimiento a los demás, comparando a la embriaguez, la prostitución, la opresión, la mezquindad, la extorsión como actitudes que al igual que el revólver son causantes de muerte a escala mundial.

Si en EUA está exigiendo al Gobierno mayor control sobre las armas de fuego en manos de la población civil, en nuestro país los cuerpos de seguridad tienen el deber de controlar la proliferación de armas de fuego ilegales en manos de potenciales criminales para que la paz que tanto anhelamos no quede solo como una inalcanzable utopía entre los salvadoreños. Es de esperarse que las masacres ocurridas en EUA estimulen el control de armas de fuego entre los salvadoreños que deseamos la paz.

Tags:

Lee también

Comentarios