Lo más visto

Más de Opinión

Las plataformas disruptivas en el aprendizaje

Enlace copiado
Fidel López Eguizábal

Fidel López Eguizábal

Enlace copiado

La educación superior debe estar siempre en un mundo cambiante, la enseñanza poco a poco se está virtualizando. No hay duda de que la tecnología debe estar al lado de los estudiantes y docentes.

Ser docente es ser diferente en este siglo, eso lo manifiesta el psicólogo Estephen M. Kosslyn (El País, 18/04/2016) con respecto a la forma de impartir una asignatura "...las clases magistrales como muy poco efectivas al considerar poco probable que los estudiantes interioricen conceptos solo escuchando a un profesor". En una clase de inglés, por ejemplo, debe haber una interacción más eficiente entre docente, alumno y las tecnologías de aprendizaje. Los MOOCS o cursos gratis en línea son otro ejemplo, que están utilizando más los estudiantes. Un docente innovador puede crear su propia aplicación.

Un punto importante en lo disruptivo es que todas las universidades tengan wifi siempre. Los alumnos querrán estar en las aulas pero conectados a internet. Según José Carlos González, jefe de TIC de la Universidad de La Laguna, España: "Tras extender el wifi a toda la universidad y conseguir incrementar las conexiones de sus alumnos al campus virtual, el siguiente paso es inyectar confianza en el otro lado, el del profesor, para que cambie su forma de dar clase".

No hay duda de que en El Salvador se necesita tener más aulas con enfoque tecnológico. Usualmente estoy participando más en congresos internacionales de manera virtual, el derecho de piso se paga y, no importa que esté físicamente presentando mi investigación, lo importante es difundir la investigación. Por otra parte, hasta los centros de estudios de educación media deberían de enfocarse en una educación virtual.

No todas las universidades tienen la capacidad para tener tecnologías en sus aulas, un smartphone ayuda mucho; sin embargo, el maestro debe saber mezclar la tecnología con el aprendizaje. Yo hice un pequeño experimento, descargué la app Kahoot, hice dos cuestionarios, uno para Mercadotecnia y para Protocolo. Todos los alumnos sin excepción tomaron su celular y jugaron. Yo salí motivado de esa práctica educativa. Claro, todo lo nuevo implica detenerse a aprender; ya que pasé seis horas elaborando los cuestionarios y aprendiendo el manejo de la aplicación. Dejé a un lado el plumón y la pizarra.

Las universidades deben apostarle más a contar con tecnologías educativas, invertir en: 1. Realidad virtual, la que se puede combinar con educación presencial y en línea. Realizar clases virtuales es la modalidad en muchas universidades. 2. Plataformas colaborativas: en las universidades se pueden compartir videos, foros, presentaciones, etcétera. En la Universidad Francisco Gavidia a través del Instituto de Ciencia, Tecnología e Innovación ICTI-UFG se trabaja con RAICES (Red Nacional de Investigación y Educación en El Salvador). 3. Realidad aumentada. Es usual ver a un docente enseñando a través de plataformas que hacen más interactivo el aprendizaje. El tema es el mismo, lo que cambia es la forma de llevar el aprendizaje. 4. Inteligencia artificial: en la UFG se cuenta con la plataforma Francis, el cual es un robot que contesta a los usuarios. Y, así el Internet de las Cosas (loT), plataformas simples y sencillas están ayudando a ser más flexible y dinámico el proceso enseñanza-aprendizaje. Dejo unos ejemplos para aprender: Google Docs, ePals, Emaze, Wikispaces, Genius, etcétera.

Las plataformas virtuales, documentos electrónicos, tecnologías educativas y otros van surgiendo. No hay que tener miedo en aprenderlos, es de tener las competencias necesarias y aplicarlas. Los docentes, no importa el nivel, deben de enfocarse en ser disruptivos y aprender, gracias a la tecnología.

Tags:

  • educación superior
  • disruptivo
  • tecnología
  • aprender

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines