Lo más visto

Más de Opinión

Las universidades y la paz: Los rectores tienen la palabra...

La mayoría de universidades, institutos especializados e institutos tecnológicos en sus fines y objetivos, en sus estatutos o en su misión o visión definen como una de sus responsabilidades fundamentales impulsar la “cultura de paz”; efectivamente, de las 38 instituciones universitarias no menos de 30 son hijas de la guerra, y fueron fundadas en los años ochenta por académicos que tuvieron que salir de la Universidad de El Salvador debido a las intervenciones de 1972 y por el acoso del Consejo de Administración Provisional de la Universidad de El Salvador (CAPUES).
Enlace copiado
Las universidades y la paz: Los rectores tienen la palabra...

Las universidades y la paz: Los rectores tienen la palabra...

Las universidades y la paz: Los rectores tienen la palabra...

Las universidades y la paz: Los rectores tienen la palabra...

Enlace copiado
Pese a que la tasa de matrícula terciaria nacional es relativamente baja –no llega al 30 %– en las universidades salvadoreñas transitan más de 150,000 estudiantes al año; jóvenes privilegiados que terminan su educación media (40 %) y que deciden dar un paso más e ingresar a la universidad (25 %). Estamos hablando del porcentaje de la población más ilustrada y con probabilidades de llevar las riendas del país en el futuro inmediato.

Pero nos preguntamos: ¿Qué hacer en materia de cultura de paz?, ¿es una materia?, ¿es un eje transversal?, ¿es parte del ecosistema universitario?, ¿cómo se procesan estas creencias y valores de la cultura de paz en el espacio universitario? Hay muchas preguntas y pocas respuestas...

Quizás el primer paso para instaurar una cultura de paz en el ámbito universitario debería partir desde el liderazgo de los rectores; quienes de algún modo podrían colegiarse y sentar posturas sobre los problemas de país –cosa que no sucede–. En otras latitudes la voz de los rectores es escuchada y respetada; podríamos catalogarlos como la verdadera conciencia crítica y ética de la sociedad; en efecto, el P. Ignacio Ellacuría SJ escribía: “La Universidad debe ser operante y efectivamente conciencia crítica y creadora al servicio de la comunidad” (Teología Política, 1973).

En el concepto de “Sociedad Educadora” más allá del formalismo y de las teorías, las autoridades educativas –rectores, directores, decanos, etcétera– están llamados a ejercer una pedagogía permanente para señalar el camino correcto frente a los fracasos de la cotidianidad, frente a la corrupción, al clientelismo, al compadrazgo y a otros problemas que socavan la democracia. Si las instituciones políticas, gubernamentales y estatales actuales son débiles y gozan de poca credibilidad, ¿quiénes son los referentes?, ¿a quién creerle?... Señores rectores, tienen la palabra...

No les pedimos –ni esperamos– que formen una comisión de alto nivel para pontificar y opinar sobre los valores de la paz; tampoco esperamos un documento axiológico que nos explique los valores de tolerancia y diálogo; ni les solicitamos que formulen la segunda generación de acuerdos de paz. Lo que esperamos de ustedes es que iluminen el camino, que señalen, que alcen su voz frente a los principales problemas del país; y que no solo denuncien sino que con sus cuerpos académicos anuncien algunas soluciones frente al drama de la violencia, de la migración y de la polarización ideológica; también, de vez en cuando opinan técnicamente sobre las soluciones que diseñan los gobernantes ante los problemas del país, si están o no de acuerdo y por qué...

Los rectores son –sobre todo los cuatro rectores del proyecto “Educación Superior para el Crecimiento Económico” de USAID– de los pocos refugios de decencia que tiene el país, y ese capital de conciencia es importante que actúe en este momento, en donde la gente ya no le cree a nadie, ni a la izquierda ni a la derecha. Tomen su lugar en la historia, es el momento para que de una vez ese discurso de la “cultura de paz” pase de la letra muerta de sus estatutos a la realidad de su agenda universitaria. El país se los agradecerá...

Tags:

  • universidades
  • cultura de paz
  • ignacio ellacuria
  • tolerancia

Lee también

Comentarios