Lo más visto

Más de Opinión

Las venas abiertas de El Salvador

La amnistía está de moda, todo el país comenta que la Sala de lo Constitucional declaró inconstitucional la Ley de Amnistía.
Enlace copiado
Las venas abiertas de El Salvador

Las venas abiertas de El Salvador

Las venas abiertas de El Salvador

Las venas abiertas de El Salvador

Enlace copiado
La voz del pueblo está dividida, aunque lo razonable sería cerrar heridas y no destapar la caja de Pandora. La paz fue firmada en 1992 y punto. Que cada quien analice y verifique que así no lograremos avanzar. Algunos han quedado callados, sintieron que les cayó un balde agua helada cuando se enteraron de esta noticia.

Los que no creen estar involucrados opinan en los medios de comunicación y no se inmutan, como que supieran que es un juego estar jugueteando al gato y al ratón. Recordemos que en otros países se juzgó a personas por haber cometido delitos.

Haciendo remembranza el ensayo de Eduardo Galeano “Las venas abiertas de América Latina”, un libro que habla sobre acontecimientos sociales políticos e ideológicos que sucedieron en Latinoamérica. Y, en El Salvador parece que las heridas no se han cerrado. ¿Cómo podremos salir adelante si seguimos recordando el pasado de una guerra que causó luto y dolor?

El salvadoreño está acostumbrado a reírse del mal ajeno. A los miembros de la izquierda y derecha les gustaría que se juzgasen a los que cometieron delitos en la guerra, sin embargo la amnistía según la Real Academia española significa “perdón de cierto tipo de delitos, que extingue la responsabilidad de sus autores”. ¿Perdón para quién o quiénes? ¿Por qué razón hasta ahora vienen a declarar inconstitucional la amnistía?

En Estados Unidos y otros países están asesinándose por causas del racismo, la división religiosa y otros vejámenes; acá, quieren seguir despertando la sombra de la guerra y el caos. Por favor, dejemos de excavar el odio y el rencor. De los dos bandos, Fuerza Armada y guerrilleros, sabemos que cometieron errores garrafales. Ambos asesinaron a inocentes e hicieron de El Salvador una tumba. Ahora, es momento de ver a un país que resurge de las cenizas tal como el ave fénix.

Quiere decir que desde 1992 respiramos paz prestada, no es justo que volvamos a abrir las heridas. Son miles de personas que han logrado sellar el dolor; aunque nunca olvidarán esos momentos angustiosos y atrocidades cometidos en la guerra fratricida.

Tendrían que abrir los delitos de lesa humanidad como genocidios, desapariciones de cientos de personas, asesinatos de alcaldes, empresarios, jesuitas, marines de Estados Unidos, el asesinato emblemático y más crucial el de monseñor Óscar Romero y otras violaciones a los derechos humanos.

En España están esperando con ansias para juzgar a los militares involucrados en los asesinatos de los sacerdotes jesuitas y sus colaboradoras. Otros ansían que algunos funcionarios que están en el poder vayan al banquillo. El mismo presidente Salvador Sánchez Cerén criticó el fallo sobre la ley de amnistía.

Muchas personas tienen enmarcadas las fotos de sus familiares que fueron asesinados. Es de preguntarle a cada uno si es prescindible se juzgue o se calle para siempre. Se desataría un caos social y más divisionismo si seguimos dándole vuelta a todo esto.

O todos en la cama o todos en el suelo dice el dicho, por lo tanto, es mejor no estar abriendo malos recuerdos. Si han de juzgar, que sea parejo, dice la voz del pueblo. Esto significa que están despertando más la venganza. Suficiente el problema que tenemos con la inseguridad. Los presidentes están acostumbrados a pedir perdón y olvido. ¿Es suficiente eso o hay que juzgar todos los delitos?

Por lo tanto, los eruditos en Derecho y los políticos deben analizar hasta dónde perjudicará o beneficiará se siga abriendo las venas que supuestamente estaban ya cerradas. Estar quitando las suturas a un problema complejo puede perjudicar a todos en muchos sentidos.

Tags:

  • amnistia
  • paz
  • guerra
  • heridas
  • dolor

Lee también

Comentarios