Lección de tolerancia

El término “Guerra Fría” ha sido usado para definir una situación internacional extremadamente tensa, en la que dos o más potencias inician una carrera armamentista y adoptan actitudes beligerantes que les lleva al enfrentamiento, aunque en ocasiones nunca llegan a una lucha armada directa.
Enlace copiado
Lección de tolerancia

Lección de tolerancia

Lección de tolerancia

Lección de tolerancia

Enlace copiado


Esta confrontación se manifiesta en conflictos locales, fuera de sus territorios en forma de guerras largas y sangrientas, a través de sus aliados periféricos. La guerra que abatió a El Salvador se dio en este contexto.

Dentro de los traumas ocasionados en la Guerra de Vietnam ocurrida desde 1959 a 1975, existe un ejemplo de lección para la humanidad hacia quienes practican el antivalor de la intolerancia hacia cualquier acto, por simple que sea, creando situaciones que desembocan en conflictos mayores que pueden ocasionar hasta la muerte de los involucrados.

Discutir por un parqueo, porque alguien sobrepasa un vehículo o por resultados de un evento deportivo son muestras de intolerancia de las que los seres humanos debieran renunciar.

Se recuerda un caso emblemático de una niña captada por el fotógrafo Nick Ut de la Agencia Associated Press, quien captó a la niña vietnamita Kim Phuc, cuando corría afectada por un bombardeo que destruyó su casa. Kim tiene ahora 53 años y vive en Canadá con su esposo e hijos, y aunque su cuerpo quedó marcado por los horrores de la guerra, ha perdonado a quienes se lo infligieron.

En un acto de recordatorio de la Guerra de Vietnam, dijo a los excombatientes presentes que si un día se encontrase cara a cara con el piloto que lanzó la bomba le diría: “Ya no se puede cambiar la historia, tratemos de hacer cuanto podamos para promover la paz”. Lo demostró abrazando a uno de los asistentes del acto que intervinieron en la coordinación del bombardeo.

Kim Phuc es actualmente una de las más fervientes militantes por la paz mundial, la no violencia, la tolerancia y la ayuda mutua.

En su calidad de embajadora de Buena Voluntad de la UNESCO, se esfuerza sin descanso por promover el objetivo señalado en el preámbulo de la Constitución de la Organización, que dice: “Puesto que las guerras nacen en la mente de los hombres, es en la mente ellos a quien deben dirigirse baluartes de la paz”. Agregó que sola y sin la ayuda de nadie fue dejando que el sentimiento de perdón creciera en su corazón hasta que sintió una paz interior, algo que no ocurrió de la noche a la mañana, porque no hay nada más difícil que llegar a perdonar a sus enemigos en vez de reaccionar de una manera “normal”, es decir con odio y venganza.

Para difundir su mensaje de paz, en 1997 creó una fundación que se dedica a ayudar a los niños que son víctimas de la guerra y la violencia. Les presta ayuda médica, física y sicológica, suministrándoles prótesis cuando hayan perdido algún miembro o ayudándolos a superar los traumas que han sufrido. Según el Fondo Mundial de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), en la última década han muerto dos millones de niños; seis millones se han quedado sin hogar; 12 millones han resultado heridos o discapacitados y hay por lo menos unos 300,000 niños soldados que participan en 30 conflictos en distintas partes del mundo. Según el teólogo, poeta y escritor francés Fenelón: “La guerra es un mal que deshonra al ser humano”.

Tags:

  • gerra fria
  • vietnam
  • unicef
  • paz

Lee también

Comentarios

Newsletter