Lo más visto

Más de Opinión

Lecciones no aprendidas

La hipótesis de este ensayo es que los salvadoreños no logran asimilar las enseñanzas que les brindan la historia y realidad nacional. En este sentido, se identifican seis enseñanzas adquiridas en el período 1980-2015 para que puedan ser analizadas por jóvenes y ciudadanos que están dispuestos a alzar la voz (constructivamente) y a ejercer sus derechos políticos a favor de la paz social y el bien común.
Enlace copiado
Lecciones no aprendidas

Lecciones no aprendidas

Lecciones no aprendidas

Lecciones no aprendidas

Enlace copiado
Lección 1. El Salvador usualmente está en crisis (inundaciones, sequías, terremotos, caídas económicas, violencia política, epidemias y violencia social). Esto ha contribuido a que miles de connacionales sean tenaces y vivan con estrés. Por otra parte y dada la estrechez del mercado laboral, la mayoría de compatriotas viven con apuros económicos y tienen una visión cortoplacista. Consiguientemente, un alto porcentaje de salvadoreños es proclive a seguir a falsos líderes y a creer en promesas mágicas.

Lección 2. El Salvador se está convirtiendo en un conjunto de guetos urbanos. El desequilibrio territorial (entre San Salvador-La Libertad y los otros doce departamentos), el hacinamiento en el AMSS y la falta de oportunidades económicas en el interior del país reflejan el anacrónico modelo centralista de desarrollo. Caminar por los barrios populares y usar el transporte público en los centros urbanos es suficiente para constatar la pérdida estatal del control territorial y la angustia que viven miles de conciudadanos cotidianamente al desplazarse de sus viviendas a sus trabajos y viceversa.

Lección 3. Los salvadoreños están desaprovechando el período no electoral (2015-2018). Prueba de ello es que se continúa fomentando el odio y resentimiento social entre salvadoreños, lo cual refuerza la polarización político-ideológica. Un hecho es evidente, estimular la confrontación entre empresarios (mercado) y burócratas (Estado) tiene réditos electorales y mantiene lejos a la ciudadanía (sociedad) de la toma de decisiones.

Lección 4. Neoliberales y neoestatistas tienen el fracaso dentro de su doctrina. Los neoliberales argumentan que el mercado –por sí solo– es suficiente para crecer y reducir la pobreza (vía el rebalse). Los neoestatistas hacen creer a la población que “papá gobierno” es capaz de satisfacer sus necesidades básicas. Ante semejantes incoherencias, la historia contemporánea demuestra tres cosas: (1) sin crecimiento económico no se puede reducir la pobreza de forma duradera; (2) no basta con crecer económicamente, es preciso crecer con equidad; (3) se requieren políticas sociales que favorezcan la igualdad y el desarrollo humano de las presentes y futuras generaciones.

Lección 5. El común denominador de neoliberales y neoestatistas es que a ambos les incomoda la participación ciudadana. Tan es así que las dos corrientes tienden a propiciar la militarización para recuperar el control territorial y por ende prefieren la centralización (no la localización). Los neoliberales lo hacen para racionalizar el rol gubernamental y los neoestatistas para conversar la preeminencia gubernamental.

Lección 6. Los partidos políticos pasan por una crisis de credibilidad y no reaccionan favorablemente. Esta situación se complica por el afán del crimen organizado. El reto de país es propiciar la cooperación entre el Estado, la sociedad y el mercado. ¿Para qué? Para lograr cuatro objetivos nacionales: (1) activar una genuina participación ciudadana, (2) romper el círculo vicioso de criminalidad, corrupción e impunidad, (3) neutralizar la espiral de violencia delincuencial, (4) ampliar las oportunidades de trabajo en los catorce departamentos.

Tags:

  • rafael ernesto gochez
  • connacionales
  • estres
  • corplacista
  • apuros economicos
  • neoestatistas

Lee también

Comentarios