¡Les tomó... siete años!

Pero.. la ley no especifica el tiempo en el que debe resolver... y por esto tiene decenas de casos pendientes. Si les pagaran por caso resuelto, seguramente estarían al día.
Enlace copiado
¡Les tomó... siete años!

¡Les tomó... siete años!

¡Les tomó... siete años!

¡Les tomó... siete años!

Enlace copiado
Entre el 30 de noviembre de 2009 al 3 de marzo de 2016 hay 76 meses. Este es el tiempo que la Sala de lo Contencioso Administrativo se tomó para resolver prácticas anticompetitivas que la Superintendencia de Competencia de nuestro país identificó en agencias de viajes.

La Sala de lo Contencioso Administrativo “es el órgano jurisdiccional competente para conocer y resolver los conflictos administrativos surgidos entre los organismos de la administración pública y entre éstos y los particulares, así como los que surjan entre los municipios, o entre éstos y los organismos del gobierno central, tutelando el debido respeto y cumplimiento del principio de legalidad establecido en la Constitución Política”. Pero.. la ley no especifica el tiempo en el que debe resolver... y por esto tiene decenas de casos pendientes. Si les pagaran por caso resuelto, seguramente estarían al día.

En julio de 2009, cuatro agencias de viaje fueron multadas por un monto de $3,046.50 por cada acuerdo anticompetitivo en licitaciones públicas. La ley prohíbe fijar precios y las agencias acordaron comisiones de $56.50 y $39.55. La ley prohíbe esta práctica en el artículo 25, literal c, de la Ley de Competencia y la superintendencia procedió.

Los afectados alegaron supuesta ilegalidad en la resolución del Consejo Directivo de la superintendencia. Después de 76 meses, la Sala de lo Contencioso Administrativo declaró que “no existen los vicios de ilegalidad alegados en la resolución del Consejo Directivo de la Superintendencia de Competencia, mediante la cual se le sancionó por haber adoptado acuerdos de precios respecto de las comisiones por servicio ofertadas en dos licitaciones”.

Ojalá que la sala se ponga al día con los casos en archivo porque la Superintendencia de Competencia tiene como principal detractor de su quehacer a la Sala de lo Contencioso Administrativo. Detractor porque su práctica es aceptar demandas de ilegalidad a resoluciones del Consejo Directivo de Competencia y aplicarles la ley de “dejarlo estar” debilitando la institucionalidad del país. En esto se parecen a los buseros a quienes la Policía Nacional Civil impone multas y los buseros los acumulan porque a nadie le importa y nada pasa.

Transformar la base productiva, que es el empeño de este gobierno, pasa por asegurar que el mercado funciona y el país tiene dos mecanismos para que el mercado funcione, uno es la competencia y otro es la defensoría al consumidor. Y ambos mecanismos tienen instrumentos, instituciones y personal calificado para cumplir con la tarea. Nuestro país tiene institucionalidad para regular y dinamizar el mercado pero... ¿se toman en serio?

No, no se toman en serio. Casos existen de monopolios en bienes y servicios, monopolios que afectan las inversiones públicas, monopolios que afectan la atracción de inversión extranjera y que afectan la competitividad de sectores estratégicos y la competitividad del país. Casos existen de privilegios en la producción de bienes y prestación de servicios que afectan la cadena de valor, que concentran ganancias y que afectan al consumidor por los sobreprecios que les asegura el privilegio. Casos existen de históricos asocios que se han convertido en privilegio. Casos existen de falta de competencia en las licitaciones y... hay más, son casos de privilegio y falta de competencia que afectan a la sociedad y que deben ser analizados y sancionados por la Superintendencia de Competencia con el apoyo de la Fiscalía General de la República.

El gobierno 2014-2019 impulsa la Política de Fomento, Diversificación y Transformación de la base productiva de El Salvador que busca responder a lo que el presidente de la República afirmó el 1.º de junio de 2014: “Nuestra primera apuesta es el Desarrollo Económico. Vamos a poner énfasis en la transformación productiva y en una economía inclusiva”. El objetivo está claro. Identificaron 2 sectores productivos estratégicos, la manufactura con nueve actividades y los servicios con ocho actividades. Conocen los principales mercados. Hay tres instrumentos: un Fondo de cofinanciamiento para proyectos de innovación tecnológica, para calidad y para incursión en mercados de exportación; institucionalidad para fomentar la micro y pequeña empresa; y también institucionalidad para fomentar la producción de medianas y grandes empresas. ¿Tienen resultados? ¿Y la competencia?

Pregunto porque las prácticas anticompetitivas son un obstáculo al desarrollo y bienestar económico; la tolerancia a privilegios, a prácticas anticompetitivas, a monopolios y otros más, son enemigos de la libertad empresarial y del mercado. Y así, imposible transformar la base productiva.

Tags:

  • agencias
  • viajes
  • csj
  • practicas anticompetitivas
  • consumidor
  • ley
  • plazos

Lee también

Comentarios

Newsletter