Lo más visto

Más de Opinión

Liberar carriles restringidos del SITRAMSS

El crecimiento y desarrollo de los núcleos urbanos tendría que planificarse y disciplinarse, previendo todos los factores que inciden en la salud y bienestar de las personas que los habitan, incluyendo desde luego el transporte público, tomando en cuenta la aparición de nuevas formas de vida, conforme evolucionan los medios que la ciencia y la tecnología ponen a nuestra disposición. Es un hecho previsible, por ejemplo, la multiplicación de los usos de la energía limpia, cuya producción es más barata.
Enlace copiado
Liberar carriles restringidos del SITRAMSS

Liberar carriles restringidos del SITRAMSS

Liberar carriles restringidos del SITRAMSS

Liberar carriles restringidos del SITRAMSS

Enlace copiado
Poco a poco los medios de transporte privados y públicos se electrifican y los que ahora tienen estaciones de gasolina y diésel se convertirán en proveedores de recargas eléctricas.

Posiblemente el principal atractivo de la ciudad alemana de Wuppertal es su tren elevado; y el metro de Miami, también elevado, es un medio de transporte cómodo y relativamente económico (ambos son eléctricos). Instalar trenes por arriba y sin obstáculos es menos costoso que construir bóvedas para metros subterráneos, cubren las necesidades de transporte mejor que los autobuses porque tienen capacidad para más pasajeros y, además, se vuelven un atractivo turístico para propios y extraños. Aquí hubo un intento de instalar un metro de superficie y el alcalde Mario Valiente (+) tenía la oferta de una empresa francesa para construirlo, equiparlo y financiarlo: la primera línea proyectada partía de Mejicanos o Apopa, seguía por la Autopista Norte, empalmaba con el bulevar de Los Héroes y terminaba en el sur de la capital. Aparentemente el alcalde no consiguió el aval necesario y el interesante proyecto se esfumó.

Pero, como dicen los anglosajones, “no hay que llorar sobre la leche derramada”, es mejor pensar en el futuro. La idea de un sistema integrado de transporte para el área metropolitana no es mala, a pesar de las críticas que se han hecho por las improvisaciones y retrasos característicos de su primera etapa. Además, no tendrá que hacerse con el mismo diseño inicial, sino avanzando a mejores formas, adaptadas a la precariedad de la mayoría de nuestras vías de circulación. Dentro del mismo sistema integrado, pero no necesariamente operado por la misma empresa, podría funcionar el primer metro elevado entre San Salvador y Santa Tecla.

Mientras tanto, para aliviar el colapso de la alameda Juan Pablo II y del bulevar del Ejército, es urgente liberar los carriles del SITRAMSS para la circulación de motos y bicicletas a cualquier hora y la de carros particulares en horarios especiales, dado que se trata de vías públicas y todos los dueños de vehículos pagan la tarjeta anual que les da derecho a circular sin más límites que los que la ley establece.

Y hablando de motos, ¿tienen todos sus conductores la licencia correspondiente? ¿Conocen el Reglamento General de Tránsito? ¿Quién les controla? Ahora que circulan más de 200 mil motocicletas con uno o más pasajeros, el tráfico se ha vuelto más desordenado y peligroso. Motociclistas zigzaguean en medio de otros vehículos, corren excesivamente, se pasan semáforos en rojo, se meten contra la vía, sobrepasan por la derecha y, en fin, provocan accidentes, olvidando que si van sobre una moto no hay carrocería que les proteja. (Recientemente chocaron dos y murió uno de ellos). Para salvar vidas se debería obligar a quienes las conducen a llevar luces encendidas también de día y a los que las venden a que entreguen al comprador una copia del reglamento que regula su circulación y que el cliente muestre su licencia para conducirlas, cuyo número conste en el contrato de compraventa.

Finalmente y para volver a la sugerencia central de este artículo, ¿cree, don Gerson, que podríamos liberar parcialmente los carriles restringidos por el SITRAMSS?

Tags:

  • sitramss
  • crecimiento
  • reglamento
  • transito
  • circulacion
  • alameda

Lee también

Comentarios