¿Libertad de expresión o delito?

La opinión pública, principalmente en las redes sociales, está dividida en su apreciación sobre el verdadero significado de la libertad de expresión, y es que se nos ha intentado confundir alejándonos de los verdaderos hechos que han generado una guerra en redes sociales.
Enlace copiado
¿Libertad de expresión o delito?

¿Libertad de expresión o delito?

¿Libertad de expresión o delito?

¿Libertad de expresión o delito?

Enlace copiado
Al alcalde Nayib Bukele se le ha vinculado con dos personas acusadas por la Fiscalía General de la República, por delitos concretos, tipificados y sancionados en nuestra normativa penal, es decir, que están previstos en la ley penal salvadoreña, y no hablamos de delitos informáticos, aunque el medio por el cual se pudieron haber realizado haya sido informático

Hablamos de los delitos de “violación de distintivos comerciales”, “violación de derechos de autor y conexos” así como el delito de “falsedad material”.

A Nayib Bukele por el momento no se le acusa de la comisión de estos delitos, aunque según información proporcionada por la Fiscalía, ha sido vinculado con los dos capturados por el caso en cuestión.

Si dejamos a un lado los sesgos que en razón de la simpatía por algún político podamos tener y vemos sus actuaciones en función del deber ser y la legalidad, podremos advertir que el alcalde pretende disuadir la atención de los internautas y de la sociedad en general, haciéndonos ver que se está persiguiendo a los acusados y a él mismo, por hacer uso de su derecho a la “libertad de expresión”.

Déjenme decirles que por ahora, todos gozamos y hacemos uso de la libertad de expresión. Nadie está siendo perseguido ni procesado por ello, y menos por publicar “memes” en redes sociales. Personalmente hago uso frecuente de este derecho para criticar, opinar y proponer sobre lo que sucede en este país.

Yo puedo hacer un “meme”, y eso no constituye un delito. Puedo criticar y reprochar a un político y no estaré incurriendo en un delito. En tanto no difame o calumnie a ninguna persona amparándome en mi derecho de libre expresión, no temeré ser perseguido por la justicia.

No es cierto que los detenidos vinculados a Bukele estén siendo perseguidos por hacer uso del derecho a la libre expresión, por “tuitear”, o por publicar “memes”. Nuestras instituciones son serias y la Fiscalía General de la República no puede prestarse a perseguir delitos inexistentes, o inventárselos para juzgar de forma arbitraria a ninguna persona.

Los ciudadanos debemos exigir de los funcionarios, del partido que sean, respeto por las leyes, transparencia y honestidad. No es cuestión de que le exigiremos respeto a la ley solo a los que son opositores a nuestras ideas o simpatías.

No podemos justificar a ningún funcionario por violar la ley, bajo el argumento de que otros lo hicieron antes, no podemos justificar la corrupción de unos, argumentando que otros “robaron” más. Los salvadoreños merecemos respeto. Los funcionarios son administradores del poder que los ciudadanos les hemos otorgado, son los administradores del dinero que los ciudadanos pagamos como tributos.

Por tanto, no podemos permitir que ellos violenten o avalen que otros violenten la ley, cuando a los ciudadanos se nos aplica la ley, y a los políticos se les interpreta a su favor.

Nuestra lucha debe ser contra los políticos que tratan de influenciar nuestro criterio para ponernos a unos contra otros y buscar defensores de sus intereses.

Preguntémonos si nuestra postura realmente es producto de nuestro criterio propio y de la verdad que buscamos al informarnos, o si solo estamos repitiendo lo que los políticos dicen, sin mayor cuestionamiento, y dándoles toda la credibilidad sin reserva.

Pensemos diferente, pero si debemos arremeter contra alguien, que sea contra quien manipula, y no contra los que son manipulados.

Tags:

  • nayib bukele
  • delitos informaticos
  • memes
  • falsedad material

Lee también

Comentarios

Newsletter