Lo más visto

Libres y responsables

Enlace copiado
Sandra de Barraza / Columnista de LA PRENSA GRÁFICA

Sandra de Barraza / Columnista de LA PRENSA GRÁFICA

Enlace copiado

El Salvador tiene 6.6 millones de habitantes. El 53 % somos mujeres. El promedio de edad es de 30.9 años. Oficialmente son 35 años de edad fértil (15 a 49). La práctica la amplía a 39 años (11-49). Hay 2.2 millones de mujeres salvadoreñas en edad de reproducirse con una tasa de fecundidad de 1.8. Las mujeres tenemos menos de 2 hijos durante 35 años de edad fértil y la estimación a 2050 no alcanza para el reemplazo de pareja. (DIGESTYC).

Las mujeres salvadoreñas tenemos menos hijos que hace 10, 20 o 30 años. La tasa de fecundidad ha bajado. En 2005 se estimó en 2.39 y en 2007 en 3.08. Los hogares salvadoreños tienen un menor número de miembros. Y la mayor parte de los hogares salvadoreños (64 %) tienen como “cabeza de hogar” a un hombre. Esta es la realidad.

¿Cuántas salvadoreñas se embarazan anualmente? Con las estadísticas del Ministerio de Salud (MINSAL) no puede precisarse. ¿Se puede suponer que entre un 5 y un 10 % de las mujeres en edad fértil? Esto significaría que hay entre 100 y 220 mil embarazadas por año. No todas las mujeres se embarazan. Y en su mayoría, las que lo hacen, lo deciden y lo programan.

Las mujeres conocemos y demandamos métodos de planificación familiar. Se conocen los servicios del Ministerio de Salud. Las mujeres se abastecen de métodos temporales o deciden por un método permanente. En el año 2017, alrededor de 426,000 mujeres acudieron al Ministerio de Salud por servicios de planificación familiar temporal y 105,000 lo hicieron para métodos permanentes de planificación familiar.

Ese ministerio no registra al gran número de mujeres que opta por métodos naturales de control natal. Seguramente es la mayoría. El resultado es el mismo: menos embarazos y nacimientos por mujer. Y la mayoría de embarazos son normales y concluyen con el nacimiento de niños y niñas normales y sanos. Hay raras, rarísimas excepciones. Las mujeres somos libres y responsables con nuestra procreación.

Las mujeres somos libres y responsables con nuestra procreación. Tenemos mejor educación, tenemos acceso a información, sabemos tomar decisiones y asumimos las consecuencias. En todas partes y en todos los niveles esto es una realidad. ¿Cierto?

El aborto no es un método de control natal. Nada más alejado de la realidad; no se vale confundir y no puede negarse. Hay estadísticas en el Ministerio de Salud sobre mujeres que sufrieron aborto en 2017. Los registros varían entre 142 y 330. El número es irrelevante con relación a las mujeres atendidas por parto.

Los casos de aborto existen y deben abordarse responsablemente particularmente ante la iniciativa de ley. Se discute despenalizar 2 causas de aborto, descritas y limitadas al riesgo inminente de muerte de la mujer embarazada. Son excepcionales y numéricamente irrelevantes los embarazos que amenazan la vida de la mujer. La mayoría de mujeres tiene embarazos normales y felices. Una gran bendición.

Pero hay raras excepciones y de estas mujeres se trata. Hace 20 años se eliminaron las 4 causas de despenalización del aborto y allí, una minoría quedó condenada a la muerte. ¿No hay derechos? El decreto 520/2010 tipifica el suicidio feminicida por inducción como delito y reconoce la modalidad de violencia institucional. 20 años después ¿habrá consistencia e integridad en la defensa de los derechos de una minoría excepcional de mujeres? Ojalá.

Lee también

Comentarios