Loading...

¿Liderazgo con propósito o líder vanidoso?

Enlace copiado
Kalena de Velado

Kalena de Velado

Enlace copiado

Comienza el año y ya hicimos todos la lista mental o escrito de los propósitos para ser mejor persona en los diferentes roles: cónyuge, madre, padre, hermano (a), hija (o), colega, familia, país, mejor cristiano y, sobre todo, queremos ser mejores lideres en los proyectos que se van a acometer. De allí la necesidad de plantearse qué tipo de liderazgo es mejor aplicar para llevar a cabo las metas y objetivos que nos hemos planteado: ¿Es más eficaz un líder con propósito o mejor desplegar un liderazgo orgulloso?

El liderazgo engreído o soberbio lo padece aquel que no puede liderarse a sí mismo (porque no puede o no quiere) para tener inteligencia emocional, entre otras cosas porque la persona que padece el vicio del orgullo mantiene una actitud permanente de competitividad enfermiza frente a los que le rodean. "Es necesario aclarar que el orgullo es esencialmente competitivo (competitivo por su naturaleza misma), mientras que los demás vicios son competitivos sólo por accidente. El orgullo no deriva del placer de poseer algo, sino sólo de poseer algo más de lo que el vecino posee. La soberbia introduce un elemento de falsedad tanto en la percepción de uno mismo, como en la percepción de los demás. Lleva a ver a los demás como rivales potenciales que ponen en peligro la propia excelencia…Desde el momento en que tenemos un ego, existe la posibilidad de poner a ese ego por encima de todo, de querer ser el centro…de querer, de hecho, ser Dios. Ese fue el pecado de Satán". (C.S. Lewis, famoso escritor inglés autor del libro "Los cuatro amores").

El liderazgo lleno de orgullo, "en realidad, no es más que una estimación desordenada de las cualidades y de talentos propios…la idea desmesurada y desordenada que nos hemos formado de sí mismos. Cultivamos voluntariamente y con una especie de interior circunspección este alto concepto de nuestro propio ser, y no admitimos ninguna sombra, por pequeña que sea, ni referencia alguna a otras personas y no soportamos ningún reproche o corrección. Atribuimos a nosotros mismos (olvidándonos por completo de Dios nuestro Señor) todo lo que somos y todo lo que valemos. Y al obrar así, excluimos a Dios y a los demás de nuestra vida: tan sólo yo importo, dice obstinadamente el orgulloso, contemplándose complacido y meciéndose con presunción a sí mismo. Las personas que van por este camino no soportan que haya nadie superior a ellas. Esta es una posibilidad que no puede verificarse, ni siquiera en el mundo de las hipótesis. Los demás no pueden tener más función que la de exaltar a estas personas: deben estar por debajo de ellas." (Salvador Canals, en su libro, "Ascética meditada").

Por otro lado, el liderazgo con propósito comienza por reconocer (con humildad) que para liderar a otros hay que liderarse primero a uno mismo. "Y liderarse requiere, en primer lugar, tener un porqué para vivir, una misión, un propósito, un objetivo en esta vida. En segundo lugar, visualizarlo y hacer actos concretos para conseguir ese propósito u objetivo, porque todos los futuros se construyen desde el presente. Cuanto más esfuerzo pongamos en conseguir lo que nos proponemos, más valor tendrá y más felices seremos al conseguirlo, porque todo lo que tiene valor, cuesta un esfuerzo. ¿Pero luchar… hasta cuándo? Frente a la cultura del mínimo esfuerzo, hay que luchar hasta el límite por aquello que nos hemos propuesto en la vida…Liderar con propósito es similar al trabajo de un director de orquesta, en el cual se necesita ejercer el arte y la ciencia de implicar al mismo tiempo las voluntades de tantas personas, sacando de las almas de los músicos sus propias emociones para hacer música" https://blog.iese.edu/nuriachinchilla/2015/02/el-arte-de-liderarme-para-liderar/

UN PÚBLICO INFORMADO
DECIDE MEJOR.
POR ESO INFORMAR ES
UN SERVICIO DE PAÍS.
APOYA A LOS CIUDADANOS QUE 
CREEN EN LA DEMOCRACIA
Y HAGAMOS PAÍS.

Hacemos periodismo desde hace 106 años. Y ahora, como en otros periodos de la historia de El Salvador, el periodismo es fundamental para que la opinión pública se fortalezca.

HAZTE MIEMBRO Y DISFRUTA DE BENEFICIOS EXCLUSIVOS

Hágase miembro ahora

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines