Lo más visto

Más de Opinión

Limpien la mesa

La provincia de Buenos Aires tiene 307,571 km² y 14.6 millones de habitantes. Bogotá tiene 1,775 km² y 8.1 millones de habitantes. Seguro que los diputados viajados reconocen la enorme diferencia entre esos distritos urbanos y el Área Metropolitana de San Salvador (AMSS) que tiene 652.31 km², 14 municipios y 1.2 millones de habitantes. No se puede ignorar la diferencia de extensión ni de población. Con esta enorme diferencia, cualquiera cuestiona las decisiones millonarias que ha hecho la Asamblea Legislativa de alquilar viviendas para convertirlas en “oficinas departamentales”.
Enlace copiado
Sandra de Barraza / Columnista de LA PRENSA GRÁFICA

Sandra de Barraza / Columnista de LA PRENSA GRÁFICA

Enlace copiado

Esos “espacios abiertos de atención y consulta ciudadana” deben cuestionarse. Esos espacios para “reunirse con los diputados” deben cuestionarse. Y deben cuestionarse porque el pago en alquiler es millonario. Y deben cuestionarse porque la oficina de La Libertad siempre está cerrada. Allí no se ve movimiento. Allí no se ve demanda. Allí solo se conoció de un foro sobre la mujer organizado en el mes de marzo. Y para eso, en Santa Tecla hay otros espacios. Cada oficina departamental significa alquiler, personal, pago de servicios y más. En 20,742 kilómetros cuadrados, con 14 departamentos ¿se necesitan? ¿Tienen prioridad? Mi respuesta y seguro que la de muchos contribuyentes es negativa. Se espera racionalidad.

También está en la agenda de discusión de la Asamblea Legislativa, la Federación Salvadoreña de Fútbol (FESFUT). Desde 1935 esta federación entró en la agenda legislativa y no sale. Se tiene una Comisión Legislativa de Juventud y Deporte que “estudia los proyectos de ley relacionados con el deporte en todas sus disciplinas, las entidades que lo administran, así como las actividades relacionadas con el turismo, la recreación y el sano esparcimiento de la población”. Para valorar el aporte, busqué la agenda, los dictámenes y los informes de la legislatura 2015-2018. No están.

La FESFUT, una institución de “utilidad pública, de carácter autónomo y con personalidad jurídica” otra vez está en la agenda legislativa. Los estatutos los han cambiado una y otra vez para adecuarlos a las exigencias de la Federación Internacional de Fútbol Asociado (FIFA). Y el trabajo legislativo y el financiamiento público para la promoción del deporte federado en el país no ha servido de mucho. Es hora de cambiar radicalmente la administración. Hay que aprovechar el fútbol para fortalecer la identidad y el orgullo nacional. ¿Habrá racionalidad? ¿Prevalecerán oscuros intereses?

Y para variar, otra vez ingresa el tema de subsidios al transporte público de pasajeros. Y ahora los “empresarios” organizados en la Asociación de Empresarios de Autobuses Salvadoreños (AEAS) quieren que se les triplique el monto de subsidio. Dicen que hay competencia ilegal y desleal, que hay inseguridad y elevados costos de operación. Por microbús quieren $650 ($450 más) y por bus quieren $1,260 ($860 más). Ya es hora de cambiar la ley. Ya es hora de pensar en los usuarios del transporte y no en los “concesionarios del servicio”.

El servicio público de pasajeros exige una transformación radical. Nunca llegaron los buses brasileños que fotografiaron y ofrecieron. El gobierno del FMLN y el país dejan tirada una millonaria inversión en el SITRAMSS. El Viceministerio de Transporte responde a intereses particulares y la gente sigue padeciendo los mismos problemas. Hay que innovar y modernizar. Con esta eterna presión empresarial, es tiempo de pensar en municipalizar el servicio y crear otra institucionalidad. Hay que pensar en la gente. Hay que hacer otra ley.

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines