Lo más visto

Más de Opinión

Lo actual es decisivo para la suerte del país de aquí en adelante, y eso hay que tomarlo todo muy en serio

Estamos, pues, enfrentados a una tarea de múltiples facetas, que hay que enfocar y atender con la precisión y la eficiencia debidas.

Enlace copiado
La Prensa Gráfica

La Prensa Gráfica

Enlace copiado

Desde que se desató la emergencia por la expansión del coronavirus se ha expandido por todas partes una zozobra de amplio espectro que en múltiples sentidos no tiene precedentes. Todas las alertas están disparadas, y eso hace que no sólo proliferen las medidas de contención que por el momento se hacen factibles sino que cada día se haga más notoria una inseguridad a la que no se le ven salidas de corto plazo. Tal incertidumbre lo invade todo, lo cual agudiza de modo creciente las ansiedades que nos agobian a todos, incluyendo desde luego a los encargados de dirigir las políticas públicas desde los más altos niveles, lo cual se está dando en los diversos ámbitos del quehacer nacional e internacional.

Una de las enseñanzas más directas e inmediatas de lo que está pasando es la que se refiere al imperativo de hacer oportunamente lo que corresponde para dar respuestas a los desafíos en proceso, y de manera prioritaria a las condiciones de salud, a la seguridad y estabilidad de las personas y de las comunidades, y a los variados impactos económicos que ya se manifiestan en el ambiente. Estamos, pues, enfrentados a una tarea de múltiples facetas, que hay que enfocar y atender con la precisión y la eficiencia debidas. Lo que se pone de relieve, entonces, es la necesidad insoslayable de actuar con serenidad pragmática en una coyuntura en la que las emociones tienden a salirse de control. Este es un contraste profundamente dificultoso que pone a prueba minuto a minuto las voluntades y las capacidades de cuantos estamos aquí, en esta hora del devenir nacional y global.

Insistimos en señalar esos tres ámbitos de atención prioritaria: la salud, la seguridad y el progreso. El coronavirus nos ha venido a poner en patética evidencia lo frágil que es nuestro sistema sanitario, que desde luego no podría, tal como está, hacerle frente a una pandemia de los alcances de ésta. Esto agudiza al máximo el imperativo de tomar medidas extremas para tratar de fortalecer la prevención, como es el caso de las cuarentenas y del aislamiento social, que son barreras para que un virus como este, que se cuela inadvertidamente con enorme habilidad expansiva, haga de las suyas según ya se está viendo en sociedades de alto desarrollo.

Pero como todo va enlazado, las medidas de máximo control de los movimientos ciudadanos impactan la supervivencia cotidiana de las personas, lo cual demanda con apremio desplegar ayudas económicas en forma inmediata, como ya se está haciendo. Esto hay que ordenarlo en forma adecuada para que realmente llegue a todos a los que les debe llegar. Lo que se impone, pues, es que la urgencia no atente contra la eficiencia y que el atascamiento de lo que hay que atender y hacer no desarticule los mecanismos de la solidaridad.

Y como los efectos sobre el sistema económico en sus diferentes expresiones se perciben ya de significativa profundidad y de larga duración, lo que tendría que empezar a implementarse desde ya es un plan de estabilización y de recuperación que haga factible, en primer lugar, que los daños que se están produciendo no vayan a convertirse en retrancas permanentes, y que las dinámicas progresistas no se resientan de modo definitivo. Esto sí es clave para que logremos traspasar esta crisis con el menor número de estragos irreparables.

Hoy sí estamos abocados a una cuarentena creativa sin escapes posibles: la cuarentena en la que tenemos que dedicarnos, sin exclusiones de ninguna índole, al trabajo por el país, que es en definitiva el objetivo mayor.

Tenemos que estar decididamente pendientes día tras día del desenvolvimiento de esta crisis, que hay que continuar tratando con dedicación plena y con ánimo positivo pese a todo. Y que lo aprendido nos sirva de guía permanente.

Tags:

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines