Lo más visto

Más de Opinión

Lo bueno, lo malo y lo pendiente en entrevistas a candidatos

La recta final en el proceso de elección de magistrados para la Corte Suprema de Justicia ha comenzado. La semana pasada se entrevistó a ocho de los treinta candidatos, experiencia que nos permite evaluar preliminarmente lo bueno, lo malo y lo pendiente del proceso que sigue la Asamblea.
Enlace copiado
Centro de Estudios Jurídicos, Por el Imperio del Derecho

Centro de Estudios Jurídicos, Por el Imperio del Derecho

Enlace copiado

Bueno ha sido la mejora en la transparencia y la amplia participación. Distintas organizaciones de sociedad civil, asociaciones de abogados, sindicatos, universidades y ciudadanos interesados se han hecho presente a escuchar las entrevistas a los candidatos. Esto colabora al control que se debe ejercer sobre los diputados, pues todos hemos sido testigos de las respuestas acertadas o erradas de los candidatos. Una mala elección quedaría en total evidencia ante los ojos del país.

Bueno también ha sido la mejoría en la calidad de las preguntas realizadas por la subcomisión política. Se tomaron en cuenta las preguntas sugeridas por observadores que han estado presentes a lo largo del proceso de elección. Preguntas del público y repreguntas han colaborado a conocer mejor a los candidatos.

Malo ha sido la incompetencia notoria de algunos candidatos. Hay personas que, con base en sus respuestas, dejan claro que no pueden ser magistrados de la Corte Suprema de Justicia. El candidato Roberto Calderón manifestó que un eventual proceso de inconstitucionalidad contra la Sala de lo Constitucional debía ser resuelto por la Corte en Pleno, cuando esta institución se ha declarado incompetente para conocer de cualquier proceso constitucional; pero lo más controversial fue una de sus sugerencias para descongestionar el Órgano Judicial: que víctimas de violaciones perdonaran a sus agresores.

Malo es la afinidad partidaria de varios. El candidato Rogelio Canales, propuesto por una asociación con innegables vínculos partidarios, no pudo explicar qué quiso decir cuando en el pasado expresó que la Sala de lo Constitucional respondía a intereses mezquinos, fuerzas oscuras y retrógradas. Y en el caso del candidato Gilberto Canjura, propuesto por la misma asociación, quedó en evidencia su vinculación partidaria, pues a preguntas contundentes sobre el tema, se dedicó a divagar y a no responder; eso sí, no pudo negar haber sido asesor de la expresidenta Lorena Peña.

Con relación al candidato Canales Cisco, pensamos que es evidente su conocimiento en el ámbito procesal; en materia constitucional, sin embargo, quedó en deuda.

Están pendientes varias tareas de la subcomisión política en este proceso de elección de magistrados. Salvo los propuestos por nuestra asociación, los candidatos que llegaron por medio de FEDAES no han tenido ningún proceso de evaluación, como lo hemos denunciado desde el principio; por ello, los diputados deben someterlos a un proceso más riguroso. Si bien es cierto la Asamblea no tiene culpa por la lista enviada, sí tiene la responsabilidad de filtrar y descartar a personas que no deberían estar ahí. No se pueden desentender de eso.

Además, exigimos a los diputados que se publiquen de una vez por todas las reglas del proceso de elección y los baremos que serán utilizados para decidir. No nos digan que esto no es necesario porque eso solo denotaría que la deliberación final no tendrá nada que ver con calificaciones objetivas, sino con mero reparto de cuotas. Ustedes se han comprometido públicamente a no hacer eso. Los estamos vigilando.

Lee también

Comentarios