Lo más visto

Más de Opinión

Lo que en estos momentos prevalece es la total indefinición sobre lo que hay que hacer para tratar la pandemia y sus efectos

Ni siquiera los más altos poderes del Estado se logran poner de acuerdo en lo que toca a los mecanismos de control de los contagios, y por eso se ha desatado una decretitis sin horizonte.

Enlace copiado
La Prensa Gráfica

La Prensa Gráfica

Enlace copiado

La ola de los contagios por el coronavirus se sigue expandiendo de manera creciente, sin que nadie sepa a ciencia cierta qué hacer y cómo hacer al respecto; y al mismo tiempo el derrame de los efectos destructivos que viene aparejado con el crecimiento de la ola tampoco encuentra respuestas probadas para atender la emergencia en los planos sociales y económicos. Y entonces lo que impera es una especie de zigzag desconcertante en el que nadie sabe por cuál rumbo decidirse, mientras las consecuencias destructivas proliferan en todos los órdenes y la volatilidad de las respuestas continúa imperando.

Lo ideal sería que tanto la curva de los contagios como la curva de los daños pudieran irse aplanando al mismo ritmo, pero esa es una posibilidad muy remota porque no hay indicadores identificables con suficiente confiabilidad que produzcan estrategias que tengan un suficiente grado de certeza segura en sus respectivos resultados. Estamos, pues, caminando sobre la cuerda floja desde que inició la crisis, según lo revelan todos los datos disponibles, y por eso los vaivenes amenazantes están a la orden del día.

Dentro de un panorama que da margen para todas las inquietudes imaginables, ni siquiera los más altos poderes del Estado se logran poner de acuerdo en lo que toca a los mecanismos de control de los contagios, y por eso se ha desatado una decretitis sin horizonte, mientras la situación entra cada vez más en zona de riesgos impredecibles. Ni aun los expertos han logrado crear un círculo armonioso que produzca propuestas que logren traspasar las barreras de la incomprensión mutua en las áreas del poder público, y eso denota que nuestra inmadurez democrática continúa produciendo gravísimas consecuencias en todo el quehacer nacional, como lo demuestran los hechos a cada paso.

A esta altura del fenómeno lo más recomendable sería iniciar cuanto antes un trabajo de sincera recolección de datos identificables en el terreno para activar las políticas sanitarias pertinentes y para ir abriendo los espacios económicos donde sea posible y cuanto sea factible. Nunca habrá precisión matemática en todo esto, pero sí se pueden ir abriendo vías de comprensión de la realidad pasando de los impulsos a las valoraciones. Hay que controlar racionalmente las voluntades para ya no continuar dando palos de ciego.

Esta es una coyuntura nacional en la que todas las voluntades nacionales se están poniendo a prueba, y no sólo es prueba de éxito circunstancial sino principalmente de confiabilidad efectiva y sostenible. Confiamos en que la ciudadanía, que viene dando muestras de responsabilidad aun en las condiciones más difíciles que han surgido en nuestro devenir histórico, renueve hoy su capacidad de compromiso con los fundamentales intereses de la nación y de todo su conglomerado humano, que está expuesto a cualquier tipo de contingencias y que en definitiva es quien acaba pagando el costo de los platos rotos.

Todos debemos tomar conciencia renovada y progresiva de que aquí no estamos ante un hecho aislable en el tiempo sino ante un conjunto de realidades que tendrán proyecciones de muy largo alcance.

Y así como hay que inducir educativamente la disciplina ciudadana, se impone, en necesario complemento, hacer que la institucionalidad se ordene en el cumplimiento de lo que establece la ley y reclama el bien común.

Los liderazgos intelectuales y científicos tienen que poner lo suyo, con claridad y con determinación a fin de que todo el proceso se reanime con lo que al país entero le conviene y a la población le dé seguridad y beneficios.

Tags:

  • indefinición
  • pandemia
  • control
  • datos
  • institucionalidad

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines