Lo que nos distingue como salvadoreños

Enlace copiado
Lo que nos distingue como salvadoreños

Lo que nos distingue como salvadoreños

Enlace copiado
<p>[email protected] </p><p>Son muchas las expresiones que distinguidos políticos, periodistas, abogados y hasta presidentes de la República mencionan frecuentemente sin dimensionar el significado de sus palabras. Por ejemplo: paro de labores. Cuando se dice “los trabajadores del Hospital Rosales están en paro de labores” es erróneo, ya que esta construcción gramatical se refiere exclusivamente a la suspensión de labores concertada y llevada a cabo por PATRONOS, no por trabajadores; cuando estos últimos suspenden sus labores en defensa de sus intereses profesionales comunes se llama HUELGA. Tampoco es aceptable la palabra “reducción de labores”, ya que esta expresión es utilizada por los sindicalistas para suavizar el impacto de una huelga. En todo caso, una huelga puede durar 20 minutos o 20 días y siempre se calificará como huelga.</p><p>Primer Órgano del Estado: Hace unos días recibí dos correos, uno de un ilustre profesor de Derecho Constitucional de la Universidad de Castilla - La Mancha, y otro de un connotado profesor de Teoría del Estado de la Pontificia Universidad Católica de Chile, por cierto exmagistrado de la Corte Suprema de ese país, quienes estaban sumamente interesados en conocer esa nueva teoría descubierta en El Salvador que rompe con las teorías de la división de poderes, contrato social frenos y contrapesos del Estado, inspiradas por Montesquieu, Thomas Hobbes, John Locke, Rousseau y otros. </p><p>Me expresaban estos ilustres amigos “que les gustaría conocer la jerarquía de los órganos del Estado salvadoreño, ya que ni aún en los países de corte parlamentario, la Asamblea Legislativa es denominada primer Órgano del Estado”.</p><p>Yo les pregunté a estos ilustrísimos investigadores de las ciencias políticas y constitucionales, cómo se enteraron de este calificativo, que a juicio de ellos rompe con las concepciones del Estado moderno, ellos me respondieron que “al digitar en cualquier página de internet la palabra ‘Primer Órgano del Estado’, solo les aparecen noticias de El Salvador y en particular declaraciones de diputados, políticos, abogados y hasta de algunos presidentes de la República. Por tal razón, están interesados como académicos en conocer tan revolucionaria teoría del tercer milenio de la humanidad”. </p><p>Cualquier lector puede pensar que estas líneas son producto de una forma coloquial de escribir o de decirlo con sarcasmo, en verdad puedo asegurarles que por el respeto a quienes lo han dicho o lo han aseverado, no pudiera hacerlo, sino con una sola motivación, la de contribuir sanamente al debate y desarrollo democrático del país.</p><p>Tribunal constitucional: En El Salvador no existe un tribunal constitucional, nuestro modelo orgánico para el control de la constitucionalidad corresponde a la SALA DE LO CONSTITUCIONAL, la cual por mandato del artículo 174 de la Constitución forma parte de la Corte Suprema de Justicia. Para efectos académicos, tanto un tribunal como una Sala de lo Constitucional pueden tener similares facultades, pero ello en ningún momento nos faculta para confundirlos.</p><p>Carta Magna: Es el documento que firmó el rey Juan Sin Tierra en 1215, donde se comprometía a no arrestar a ningún noble sin orden judicial. Este documento fue considerado por los ingleses como la base de las libertades y modelo de las constituciones modernas. Para los salvadoreños basta decir Constitución de la República. </p><p>Como podemos notar, no estamos en presencia de simples palabras, significados o sinónimos, como pudiéramos referirnos a hospital o nosocomio, peatón o transeúnte, en verdad estamos en presencia de errores que pueden confundir a gobernantes y gobernados, mentiras que dichas mil veces pueden sonar a verdad. </p><p></p><p></p>

Tags:

  • opinion
  • editorial

Lee también

Comentarios

Newsletter