Lo más visto

Lo que queremos

Los salvadoreños hemos venido ganando protagonismo en lo referente a la expresión de nuestras aspiraciones más sentidas, que tienen que ver con las condiciones de vida en general y con las necesidades de seguridad en particular.
Enlace copiado
Enlace copiado
Este replanteamiento de la presencia ciudadana no es un fenómeno casual: tiene su origen en la creciente participación de la gente dentro de la dinámica política, por efecto principal del incremento masivo de los mecanismos de comunicación sobre todo en el plano virtual. Antes, los políticos le ponían su agenda a la ciudadanía; hoy, la ciudadanía es cada vez más la que les pone su agenda a los políticos. Giro trascendental que de seguro seguirá imponiéndose. Y entonces, ¿qué queremos los ciudadanos? Que se nos escuche y que se nos atienda. Algo tan sencillo y tan esencial como eso. Y además que se nos deje escudriñar libremente los recovecos y los escondrijos del poder representado, ya que los ciudadanos somos los depositarios originales del poder nacional. Sólo así se podrá sentir y experimentar la verdadera democracia en nuestro ambiente. Lo que ahora estamos viviendo es una fase del aprendizaje democrático en la que los que más tienen que aprender son los liderazgos nacionales de la más variada especie. Afortunadamente la ciudadanía, quizás por ser el sujeto que mueve el día a día, lleva más avances en la comprensión de la realidad, como lo demuestra su experiencia en la toma de las decisiones de incidencia nacional que le corresponden. Si vemos en perspectiva y en forma desprejuiciada lo recorrido, llegamos fácilmente a la conclusión de que nuestro proceso tiene más puntos fuertes que flaquezas. Salgamos, pues, de los rincones cerrados de la queja para pasar a las azoteas abiertas de la confianza en lo que somos y en lo que podemos. Pese a todo, pues, vamos haciendo historia, y eso es hacer Patria.

Tags:

  • politica
  • desarrollo
  • patriotismo

Lee también

Comentarios