Lo más visto

Lo real, lo posible y lo deseable

La realidad es que nuestro país se encuentra en una situación bastante deteriorada y, lo más grave para la gran cantidad de salvadoreños, sin esperanza.
Enlace copiado
Lo real, lo posible y lo deseable

Lo real, lo posible y lo deseable

Lo real, lo posible y lo deseable

Lo real, lo posible y lo deseable

Enlace copiado
La realidad es que los dos gobiernos del FMLN han tenido la mayor cantidad de recursos que cualquier gobierno en la historia y, sin embargo, no han sabido aprovecharla para mejorar las condiciones sociales de la mayoría de salvadoreños.

El desempleo ha aumentado, los salarios han bajado y el poder adquisitivo; la producción de nuestro mayor recurso para generar empleo en el campo, que es el café, ahora pareciera amenazado a extinguirse; las escuelas y los hospitales no son suficientes y carecen de medicinas e instalaciones adecuadas; los profesionales no encuentran empleo; y la polarización entre los partidos políticos ha llegado casi a niveles de confrontación.

En resumen, la realidad se ejemplifica por el triste hecho de que más del 70 % de los jóvenes salvadoreños, si pudiera, se iría a vivir a otro país y la mayoría de las empresas importantes ha sido vendida a inversionistas extranjeros, que no viven nuestra realidad.

La otra realidad es que si el PCN y GANA no hubieran dado sus votos favoreciendo ciertas iniciativas del FMLN, la situación no sería tan preocupante ni mucho menos desesperanzadora; y lo real es que aun con este nivel de desgaste político del partido en el Gobierno, ninguno de los partidos de oposición ha sabido capitalizar el descontento de la población, pues su historial pasado y divisiones internas no dan garantía de un cambio.

Ante este panorama, lo posible es que el FMLN gane las próximas elecciones presidenciales y si es así, eventualmente va a llegar a controlar la Sala de lo Constitucional, la cual ha sido la única institución que lo ha detenido de instaurar un gobierno democrático-autoritario, carente del control de los balances de los distintos Órganos del Estado y, por tanto, con la potestad absoluta de ejercer su ya evidente voluntad de perpetuarse en el poder, tal como lo han hecho los otros gobiernos del socialismo del siglo XXI.

Lo otro posible es que el endeudamiento del país siga aumentando, pues aparentemente el FMLN cree que los préstamos nunca hay que pagarlos. Los impuestos siguen incrementándose, especialmente para los sectores y las personas más productivas, que es lo contrario a lo que se recomienda para que los empleos y salarios se incrementen y lo posible es que, en un futuro cercano, la población cuyo sustento depende del Gobierno sea mayor a la que depende de las empresas privadas, que es lo que ha ocurrido en varios países del socialismo del siglo XXI y que es la razón de por qué los gobiernos de turno controlan el voto, para poder seguir reeligiéndose.

Ante esta realidad y para que lo posible no ocurra, lo deseable es que ARENA, que es el partido mayoritario de oposición, debe hacer todo lo necesario para capitalizar los errores del actual gobierno y lo cual significa que sus dirigentes más antiguos deben ceder sus pretensiones personales de querer seguir controlando el partido, de forma que la población pueda creer en un esfuerzo genuino de cambio de actitud e ideas renovadas y pueda creer que votando por ARENA puede aspirar a un mejor futuro, que es lo que su actuación pasada no garantiza.

Lo deseable es que para que la situación actual no se vuelva irreversible y el país cambie de rumbo, los entendimientos entre ARENA, PCN y GANA deben lograrse, para así evitar que el FMLN siga aumentando su control sobre las instituciones democráticas, subiendo los impuestos e incrementando el endeudamiento que todos los salvadoreños tendremos que pagar en el futuro.

Tags:

  • fmln
  • gobierno
  • recursos
  • desempleo
  • arena

Lee también

Comentarios