Lo más visto

Lo sabíamos, pero esto apenas comienza

Enlace copiado
La Prensa Gráfica

La Prensa Gráfica

Enlace copiado

Este sábado pasado tuvo lugar la elección que organizó la FEDAES, por parte de las asociaciones representativas de abogados, y tal como lo expresamos hace una semana, estábamos seguros que íbamos a ganar. Y como ya es sabido 4 de nuestros 5 candidatos resultaron entre los 15 más votados, formando parte ya de la primera lista parcial que se completará con la que formará el Consejo Nacional de la Judicatura.

No adoptamos una posición triunfalista. Sabemos que este es solo el primer paso dentro de un proceso que debe culminar sin retrasos, pues el 15 de julio a más tardar, la Asamblea Legislativa tiene como límite constitucional el plazo para elegir a los nuevos magistrados, 4 que integrarán la Sala de lo Constitucional, y 1 para la vacante en la Sala de lo Civil. Nuestros candidatos garantizan independencia, moralidad y competencia notoria, vocación de servicio y compromiso con el Estado de Derecho. Han pasado filtros que hasta este día nadie antes ha superado.

Y son precisamente los filtros un requisito incuestionable dentro del proceso. Tales filtros no son un capricho nuestro. Estos filtros son exigibles como la consecuencia legal de aplicar directamente la constitución, sin tener que acudir a sesudas interpretaciones, pues el art. 172 exige la independencia en el ejercicio de la función jurisdiccional, y el art. 177 señala los requisitos de moralidad y competencia notoria, a los cuales hay que darles contenido.

Se llega a la idoneidad, no solo por presentar hojas de vida, atestados que comprueban solvencias de cuentas pendientes, infracciones o condenas, ni con tibias entrevistas que no escudriñan nada. Ser idóneo para ocupar la más alta magistratura judicial requiere ahondar en el conocimiento de la visión de justicia o corriente jurídica del candidato; la profundidad en el manejo de los temas asociados con las materias que deberá decidir y el análisis riguroso de su trayectoria profesional, con evidencias de sus resultados.

La idoneidad que dichos cargos requieren implica medir incluso el temperamento o personalidad del aspirante, realizándole evaluaciones psicológicas y socio laborales, que permitan conocer el desenvolvimiento de la vida privada del candidato, conociendo con ello sus antecedentes personales, sociales y de intereses; realizando entrevistas serias y técnicas, permitiendo que sean públicas, facilitando con ello la participación ciudadana, entre otros componentes de un verdadero esquema de filtros. Todo ello nos ayuda también a revelar la independencia del candidato, la cual aún algunos minimizan como si de un capricho superable se tratara.

Lastimosamente, FEDAES, rechazó incorporar los primeros filtros que se intentó introducir. Es ahora el turno del CNJ, para que nos demuestre que está dispuesto a aplicar el manual de selección, que incorpora muy buenos filtros y baremos de ponderación. Ojalá que se cumplan estrictamente, y que inicialmente lo apliquen a aquellos ahora candidatos por FEDAES que jamás debieron serlo. Todos sabemos quiénes son.

Esperamos entonces que el CNJ cumpla su tarea en la selección de los otros 15 candidatos, privilegiando la idoneidad completa, para lograr enviarle a la Asamblea Legislativa, la lista completa con los mejores 30 candidatos posibles. Luego vendrá esa otra fase del proceso; de eso escribiremos más adelante. Por el momento nos limitamos a señalar que hemos cumplido con nuestro compromiso y que lo seguiremos haciendo: estamos comprometidos con la independencia judicial.

Lee también

Comentarios