Lo más visto

Lo siento, señor presidente (En memoria de Neto Rivas)

Confieso que el título de esta columna lo estoy utilizando por segunda vez, pero no tengo remedio pues no manejo el lenguaje florido y grandilocuente que se estila principalmente en el Congreso, donde se incuban la corrupción y la impunidad muy ligadas al tema que nos ocupa hoy. Sin embargo, esta falencia me permite dejar claro que en la discusión de los problemas nacionales siempre he estado lejos de ese extremismo que nos impide disfrutar las mieles de la democracia, vivir en paz y rescatar al país de la larga postración económica para enfrentar con eficacia y ética política los cuadros lacerantes de pobreza que vemos por doquier.
Enlace copiado
Lo siento, señor presidente (En memoria de Neto Rivas)

Lo siento, señor presidente (En memoria de Neto Rivas)

Lo siento, señor presidente (En memoria de Neto Rivas)

Lo siento, señor presidente (En memoria de Neto Rivas)

Lo siento, señor presidente (En memoria de Neto Rivas)

Lo siento, señor presidente (En memoria de Neto Rivas)

Enlace copiado
En la primera ocasión (16-II-01) lo utilicé para denunciar la manera desordenada y partidaria con que el fallecido presidente Flores estaba distribuyendo la ayuda para los afectados por los terremotos de principios de ese año. Hoy lo hago con todo respeto –como lo hice con el tercer presidente de ARENA– por la forma autoritaria, amenazante y distorsionada con que usted, profesor Sánchez Cerén (o más bien su partido), pretende solucionar un problema que, como el fiscal, nos afecta a todos pero que lo está enfrentando con matices ideológicos donde su gobierno no quiere asumir la cuota que le corresponde, para dar paso a una mayor polarización, a un debilitamiento de la cohesión social y a una erosión de la institucionalidad democrática.

Para no ir muy lejos, es lo menos que puede esperarse de su reacción ante la resolución de la Sala de lo Constitucional que pone coto al abuso que se está cometiendo con los ahorros de sus trabajadores. Quiero decirle, señor presidente, que yo me encuentro entre los miles de afectados por esa decisión, pero a mis años conservo una pequeña reserva moral para ponerme al lado de quienes ven esfumarse el producto de su vida laboral por la arbitrariedad y la negativa del gobierno de no asumir sus propias responsabilidades. Esto no me inhibe de señalar que la precariedad fiscal es en gran parte producto de la mala gestión en gobiernos anteriores, pero de allí a aceptar los embates contra la división de poderes y descargar toda la responsabilidad en la SC, hay una enorme diferencia. Más delicado es cualquier signo de estimular la desobediencia social.

Igual que en el caso de las pensiones, los señores magistrados no son responsables de que el presupuesto 2017 haya sido aprobado violando preceptos constitucionales. Al contrario, como en estos y otros temas, se han erigido en verdaderos garantes del Estado Democrático de Derecho y más puntualmente en muros de contención frente al maridaje entre partido gobernante y el de los tránsfugas que pretenden tomarse todas las entidades del Estado, siguiendo las directrices chavistas y las pautas dictadas durante el reciente Foro de Sao Pablo. Curiosamente, estos mismos y los que despotrican contra las opiniones de la embajadora del “imperio” callan cuando mercenarios del tercer mundo sugieren candidatos presidenciales, desplazan de cargos importantes a profesionales salvadoreños, actúan como sanguijuelas y hasta nos quieren dar lecciones de responsabilidad tributaria, transparencia y de cómo debemos defender nuestra soberanía.

En este escenario –más fétido que el que imaginaba Shakespeare en la Dinamarca del siglo XVII– lamento mucho la partida de Neto, un ilustre salvadoreño que siempre defendió las buenas causas, denunciando a los corruptos, las prácticas autoritarias y la indecencia política, los lavadores de dinero y activos y los gobiernos despóticos como el de Maduro, pero además, fue un servidor público ejemplar dirigiendo entidades que brillaron con luz propia como la CEPA, ahora opaca, ineficaz y dilapidadora de recursos y representando al país ante la Casa Blanca. Creo que con personas como él, nuestra embajada en Washington no estaría jugando un papel desteñido ante la tormentosa situación que enfrentan nuestros compatriotas en EUA. Descansa en paz, recordado amigo, aunque con tu partida se desvelarán menos quienes conspiran contra la ley y el orden y los falsos redentores.
 

Tags:

  • corrupcion
  • impunidad
  • democracia
  • Sanchez Ceren
  • pensiones

Lee también

Comentarios