Lo más visto

Más de Opinión

Lo urbano prevalece a futuro

Enlace copiado
Joaquín Rivas Boschma

Joaquín Rivas Boschma

Enlace copiado

Medellín, Colombia, es un laboratorio de programas innovadores, sociales, educativos y culturales, al igual que un complejo de transformaciones urbanas diseñadas para mejorar la desigualdad. A pesar de ello, el cambio y la inclusión social es aún frágil y requiere de la continuidad de políticas públicas y programas de gobierno, que tengan la capacidad de sostener la ciudad, esta o cualquier otra, en su paso hacia la siguiente etapa de crecimiento.

Hace una década, el número de personas que vivían en áreas urbanas sobrepasó al que habitaba en zonas rurales, en ciudades de menos de 500,000 habitantes, en países desarrollados. A nivel mundial existen 29 mega-ciudades que alcanzan poblaciones de más de 10 millones, entre las cuales se citan: Nueva Delhi, Shanghái, CDMX y Sao Paulo, que representan el 12 % de la población urbana global; estimaciones indican que para 2035, el mundo tendrá 50 mega-ciudades, representando el 16 % del urbanismo.

De acuerdo con las proyecciones de nuestro país, la población urbana seguirá creciendo a un ritmo tal que para 2020 se espera alcance casi los 5.5 millones de habitantes, mientras que la población rural se ha estabilizado en unos 3 millones de habitantes a partir del año 2010. La mayor parte de los migrantes rurales salen hacia fuera de El Salvador, con un patrón fuerte de los migrantes rurales, con un rumbo de migración hacia Estados Unidos y Canadá, siendo la principal razón para emigrar las condiciones económicas debido a la debilidad del mercado laboral para generar empleo aceptable para la población. Migran hacia lo urbano.

La lógica dice que los niveles altos de urbanización están asociados a un PIB más elevado; esto lo vemos en el volumen de dinero que percibe El Salvador, proveniente de las remesas familiares, que representan un 22 % del PIB. El fenómeno de urbanizarse proviene de una liberalización de la economía, que permite a las personas asentarse en ciudades antes rurales y comenzar a urbanizarlas atrayendo la cultura, economía y turismo, por ejemplo, que logra circulación monetaria en mayor escala que cuando en la actividad rural prevalecía dedicarse a la agricultura. En nuestro país, el sector agrícola está desvalorado y por eso la migración de las personas es hacia los EUA en busca de lograr un mejor nivel de vida en las zonas urbanas.

El fenómeno de urbanización es positivo debido al acceso a salud, educación y diversidad de empleos a los que puede optar alguien que viene de la zona rural, en donde estos servicios escasean. La expansión de las ciudades ofrece un reto para los gobiernos, tanto centrales como locales, por cuanto hay que reforzar las capacidades de infraestructura en servicios de salud, educación, transporte, electrificación, y los esfuerzos por atenuar el impacto del cambio climático, en particular en aquellas zonas cercanas a las playas. El mayor reto para las ciudades urbanas es el crecimiento poblacional explosivo en sus periferias y para 2030, un 80 % de la población urbana mundial, aprox. 4 billones de habitantes, va a residir en ciudades entre otras de Latinoamérica, en donde uno de cada tres habitará en vecindarios informales, en donde prevalece la desigualdad, exclusión y violencia. De hecho, en la periferia de nuestra ciudad capital, vive una cantidad considerable de población en esos vecindarios, sin que a esta fecha los gobiernos, tanto central como local, hayan trazado una estrategia, aunque sea mínima, de "urbanismo social", que considere la transformación de espacios públicos, y que propicie la convivencia inter-zonas urbanas.

Tags:

  • Medellín
  • migrantes
  • PIB
  • urbanización
  • crecimiento poblacional

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines